Huesca

Conflicto del oso 

Los ganaderos atribuyen al oso el ataque a un toro en Gistaín, pero la DGA lo descarta

Técnicos del Gobierno de Aragón señalan que las heridas sufridas por el ejemplar de vacuno, un semental, no son compatibles con el plantígrado, que hace unos días destrozó unas colmenas en Plan.   

Detalle de la mordedura sufrida por el toro en la cabeza.
Detalle de la mordedura sufrida por el toro en la cabeza.
J.S.

Los ganaderos del Valle de Chistau han denunciado el ataque sufrido por un toro en Gistaín y que atribuyen al oso Goiat, que merodea por la zona desde hace meses y que el pasado domingo y el lunes destrozó entre 20 y 15 colmenas en las cercanías de Plan.  No obstante, los técnicos del Gobierno de Aragón que han examinado al ejemplar de vacuno herido han señalado que las heridas sufridas no son "compatibles" con el oso. 

El toro, un semental de raza parda de montaña, fue atacado en la zona de Loriele cuando pastaba con el rebaño. No se sabe qué día se produjo la acometida porque ha sido hoy cuando los ganaderos se han percatado de ello. El ejemplar tiene una mordedura a un lado de la cabeza y señales de lo que parece un zaparzo en el otro y tendrá que someterse a curas periódicas para  recuperarse.  

Desde el Gobierno de Aragón insisten en que no hay indicios de que se trate de un nuevo ataque de Goiat. No obstante, tampoco han apuntado qué otro animal podría haber causado lesiones de esta dimensión a un toro que pesa entre 700 y 800 kilos. 

Los dueños de la explotación ganadera han transmitido al alcalde de Plan, José Serveto, que echan en falta un ternero, que podría haberse  asustado o que habría tratado de huir del ataque de la alimaña. 

En todo caso, este nuevo ataque al ganado ha contribuido a encender aún más los ánimos de los ganaderos y vecinos del valle. Según Serveto, la patrulla del oso "sabe en cada momento dónde se encuentra Goiat, porque para eso lleva un GPS y podrían avisarnos".    

Etiquetas
Comentarios