Huesca

Montaña

Peligroso rescate sin luz de un senderista que se desmayó en un bosque de Benasque

El helicóptero de la Guardia Civil casi rozó las copas de los árboles para localizar a la persona que había sufrido el desvanecimiento. Estaba acompañada, pero se hallaba semiinsconciente y no se podía mover. 

El helicóptero de la Guardia Civil durante uno de los operativos de rescate de este fin de semana.
El helicóptero de la Guardia Civil durante uno de los operativos de rescate de este fin de semana.
Guardia Civil

Los grupos de rescate en montaña de la Guardia Civil de Huesca han tenido un nuevo fin  de semana complicado en la provincia, con 11 operativos desplegados desde el viernes hasta este domingo por la tarde y un total de 12 personas auxiliadas. Afortunadamente, ninguna de ellas ha sufrido lesiones de gravedad, pero los especialistas han tenido que enfrentarse a alguna situación peligrosa. Ha ocurrido este sábado, cuando el helicóptero ha tenido que volar casi rozando las copas de los árboles para localizar a un senderista que había sufrido un desvanecimiento en el barranco Rinero, en el término de Benasque.  

Peligroso rescate sin luz de un senderista que se desmayó en un bosque de Benasque.

A las 21.15 se recibió el aviso de que una persona se había desmayado en esta zona y no podía continuar. Quienes llamaron, no aportaron datos más concretos ni la ubicación exacta del senderista, según informa la Guardia Civil.  El helicóptero y Greim de Benasque,  con una  médico del 061, se dispusieron para a búsqueda. La zona por la que discurría el sendero era un desnivel totalmente tupido de pinos de grandes dimensiones, por lo que la localización de la persona desde el aire resultaba imposible. 

Tras varios barridos a poca altura y otros con la aeronave parada, no se consiguió vislumbrar nada de manera que, hacia las 22.00, los pilotos aterrizaron en un pequeño claro y preparar la grúa para realizar un último intento y evacuar al montañero en caso de localizarlo.

Uno de los especialistas se colocó con la puerta abierta fuera del helicóptero, que volvió a recorrer la zona donde estaba el sendero. Así, vieron unas luces paradas y,  tras apurar al máximo las copas de los arboles, pudieron observar una manta térmica. Tenían que ser ellos. Ayudado por la grúa, uno de los guardias descendió unos 35 metros en una zona confinada del bosque, llegando a tocar las ramas de los arboles. Ya en el suelo, confirmó  que se trata de la persona a la que tenían que auxiliar, que estaba semiinconsciente y no se podía mover. 

Con la ayuda de quienes estaban con el senderista se le colocó un arnés de evacuación y fue porteado unos metros hasta un punto donde se le podía izar con la grúa. Se consiguió elevarlo con un especialista y evacuarlo hasta Benasque. El operativo finalizó a las 22.20. El rescatado es un vecino de Huesca de 53 años que fue trasladado al centro de salud de la población benasquesa. 

Enriscados en el glaciar de Monteperdido

Esa misma noche aún se recibió otro aviso. A las 21.30 se alertó de que había dos senderistas ilesos pero enriscados en la zona del glaciar de Monteperdido (Bielsa). Debido a que el helicóptero se encontraba en el rescate del barranco Rinero y a la falta de horas de luz el rescate no podía acometerse. Personal del Greim de Boltaña se puso en contacto con los montañeros, que indicaron que tenían agua, comida y ropa de abrigo. Como no se esperaban bajas temperaturas durante la noche, las dos personas que quedaron en el lugar donde estaban hasta que a la mañana siguiente pudieran rescatarlos. 

A las 7.00 de este domingo, guardias de montaña de Boltaña, con helicóptero que tiene la  base en Benasque, se han dirigido al punto que marcaban las coordenadas facilitadas por los montañeros. Han sido localizados sobre una repisa. La aeronave ha podido realizar un apoyo y evacuar a los enriscados hasta un prado del balcón de Pineta desde donde iban a continuar su marcha, dado que estaban en perfectas condiciones. Se trataba de dos vecinos de Mataró (Barcelona) de 47 y 43 años. 

El sábado se llevaron a cabo otras tres operaciones de rescate y el viernes se efectuaron cuatro en distintos puntos de la provincia. Este domingo se han activado dos operativos de auxilio. El primero ha sido a las 14.10 horas para atender a una barranquista de 33 años  y vecina de Corberá de Llobregat (Barcelona) que sufría una  luxación de hombro en el barranco de Eriste (Sahún).  Sobre las 18.00 se ha recibido un aviso de un montañero que se encontraba indispuesto en las proximidades del pico Bachimaña. Hasta allí se han dirigido componentes del Ereim de Panticosa y helicóptero de la Guardia Civil con base en Huesca y médico del 061. 

Etiquetas
Comentarios