Huesca

Patrimonio 

Tecnología de 2019 para conservar el arte del siglo XI en el Museo de Huesca

El Gobierno de Aragón y la empresa Libelium colaboran en un proyecto pionero para medir y obtener en tiempo real las condiciones de luz, humedad y temperatura en el tapiz de Roda de Isábena y el Tiraz de Colls.  

Fernando Sarriá y Alicia Asín muestran el sensor delante del tapiz de Roda de Isábena.
Fernando Sarriá y Alicia Asín muestran el sensor delante del tapiz de Roda de Isábena.
Rafael Gobantes

El Museo de Huesca y la empresa tecnológica Libelium colaboran en un proyecto de investigación pionero que combina arte y tecnología y, a través del ‘internet de las cosas’, contribuye a la preservación del patrimonio cultural. Se trata de medir con unos sensores las condiciones de luz, humedad y temperatura de dos excepcionales tapices que, dada su fragilidad, necesitan conservarse en unas condiciones ambientales muy específicas para evitar deterioros irreversibles.

En concreto, se trabaja en la conservación preventiva del tejido hispanomusulmán del siglo XI conocido como 'Tiraz de Colls' y del tapiz de Roda de Isábena, del siglo XVI, que fue robado de la catedral de esta localidad altoaragonesa en 1979 por Erik El Belga y localizado 30 años después en Houston, Texas (EE.UU). Las dos piezas forman parte de la exposición permanente del Museo de Huesca.

Los dos sensores –denominados Plug & Sense de Libelium– se han colocado detrás de cada pieza y a la vista del visitante solo queda el detector de luz. Los datos recopilados por los dispositivos se envían a internet a través de una conexión 4G y llegan en forma gráfica a una página web donde se pueden analizar en tiempo real. 

El equipo de restauración del museo también puede registrar datos históricos y ver cómo evolucionan los parámetros de medición en diferentes momentos del día, estaciones del año o dependiendo de la alta o baja ocupación de la sala que alberga estas piezas. Con estos datos se pueden generar informes de gran interés.

"Este proyecto permite el control de dos de las piezas más emblemáticas del Museo de Huesca. Los tejidos son materiales muy sensibles y frágiles lo que ha supuesto también que se conserven pocos, de ahí su excepcionalidad y la importancia de minimizar su deterioro natural a través de un seguimiento constante e inmediato de las condiciones medioambientales que permite actuar en tiempo real a la hora de la conservación de las piezas”, ha explicado el director de este centro, Fernando Sarría. El máximo responsable del museo ha recordado que "las colecciones son la razón de ser de los museos y su conservación es una de las funciones primordiales de los mismos que garantiza que tanto las generaciones actuales como las futuras puedan disfrutar de los bienes culturales que se custodian".

"Con esta colaboración, Libelium quiere poner su innovación y tecnología al servicio de la conservación del patrimonio aragonés e inspirar a otras entidades culturales a utilizar las posibilidades que ofrece ‘internet de las cosas’ para una mejor conservación de las obras de arte", ha dicho Alicia Asín, cofundadora y CEO de Libelium.

Etiquetas
Comentarios