Despliega el menú
Huesca

riegos del alto aragón 

Adiós a la tajadera: el 80% de los campos de regadío utilizan ya sistemas de aspersión o goteo

No ha sido fácil modernizar, pero ya quedan pocas comunidades con riegos tradicionales. Este martes se ha firmado un nuevo convenio para invertir 21 millones en la comunidad de Orillena que beneficiará a 133 regantes

De izquierda a derecha los presidentes de la comunidad de Orillena, de Riegos del Alto Aragón y de Seiasa.
De izquierda a derecha los presidentes de la comunidad de Orillena, de Riegos del Alto Aragón y de Seiasa.
Rafael Gobantes

La imagen del agricultor abriendo la tajadera para dejar pasar el caudal de agua y acudiendo de noche a su finca para regar, porque a esa hora le tocaba el turno, es cada vez más cosa del pasado. "Pasito a pasito" los regantes han modernizado sus fincas para introducir los sistemas presurizados o por goteo, más eficientes y que mejoran la calidad de vida de quienes viven del campo, como ha dicho este martes de manera gráfica el presidente de Riegos del Alto Aragón, la mayor comunidad de Aragón y de España,. 

En las 140.000 hectáreas de Riegos del Alto Aragón, casi el 80% de la superficie, unas 110.000, ya están adaptada al siglo XXI. En cuanto al resto, muchas tienen aprobados proyectos de modernización, con concentraciones parcelarias iniciadas o concluidas, de manera que tan solo quedan tres o cuatro comunidades donde se riega todavía de forma tradicional.

Una de las últimas en incorporarse a los nuevos tiempos es la de Orillena. Este martes se ha firmado el convenio que permitirá construir tres balsas, una estación de bombeo, una red de tuberías principales de 60 kilómetros y 188 hidrantes para regar 1.971 hectáreas. 

El camino no ha sido fácil y ha durado casi 20 años. En el acto, todos los firmantes han hecho alusión a las dificultades para llegar a un acuerdo con la Sociedad Mercantil de Infraestructuras Agrarias (Seiasa), dependiente del Ministerio de Agricultura. César Trillo, presidente de Riegos del Alto Aragón, ha dicho que los agricultores de la comunidad de Orillena, entre los términos municipales de Lalueza, Lanaja y Sariñena, ya podían llevar 8 o 10 años regando, "pero antes la modernización se nos hacía cuesta arriba". La razón, según él, es que "no se conocían los resultados tan beneficiosos". Ha reconocido que no son momentos favorables para que las administraciones públicas hagan inversiones, "pero van saliendo obras".

Por su parte, el presidente de la comunidad de base, Juan Rodríguez, ha agradecido "la paciencia" de Riegos del Alto Aragón, que llevaba intentando desde el año 2000 que dejaran el sistema de canaleras "para no tener que pasar noches en vela regando". Ha justificado que son pueblos de colonización con una población envejecida y las obras suponían una importante inversión, "pero hemos visto los buenos resultados en otras comunidades".  

En el mismo sentido, el presidente de Seiasa, Alejandro Alonso, se ha referido a la "larguísima gestación" del proyecto. La licitación de las obras las aprobará este mes el Consejo de Administración de la sociedad pública, que ahora está ejecutando otras en las comunidades del sector XI del Canal de Monegros, el Molinar del Flumen, la Cartuja de San Juan o Collarada-Montesusín. "A futuro hay distintas iniciativas, y esperamos que algunas se incluyan en la próxima encomienda", ha deseado Alejandro Alonso. Seiasa ha llevado a cabo en los últimos 18 años 32 actuaciones para modernizar 60.000 hectáreas con una inversión de 265 millones. A ellas habría que sumar las de las sociedades que no dependen de la administración central sino de la autonómica.     

En Riegos todavía hay pendientes comunidades como Grañén, Almuniente, Santa Ana o Tardienta por modernizar, pero los pasos ya se están dando. Quedaría la acequia de Violada, con tres comunidades "muy especiales", ha dicho. Una es la de Gurrea de Gállego, donde hay un monte comunal, La Sarda, herencia de un noble y gestionado por los vecinos. "Es difícil hacer inversión en unas tierras que no son de su propiedad". No obstante, gracias a las buenas perspectivas de cultivos como el almendro, el nogal o el pistacho se van a llevar los hidrantes a 800 hectáreas. Otras en las que también está pendiente la modernización son Zuera o San Mateo de Gállego. Según Trillo, hay muchas parcelas con chalés, "donde la modernización será difícil", ya que los intereses son distintos. 

La firma del convenio de Orillena se ha llevado a cabo en la sede de Riegos del Alto Aragón. Las actuaciones previstas cuentan con un presupuesto de 21.440.494 euros, y al contar con ayudas del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (Feader), la comunidad de regantes aportará el 32% al coste total de la actuación, el 47% estará a cargo del Feader y el resto será financiado por Seisa.

Las obras a ejecutar, que tienen como objetivo la sustitución del actual sistema de riego a pie por un sistema de riego a presión, afectarán a una superficie de 1.971 hectáreas, entre los términos municipales de Lalueza, Lanaja y Sariñena y beneficiarán a 133 regantes.

El proyecto contempla la ejecución de tres balsas de regulación que se abastecerán del Canal de Monegros, además de cuatro redes de riego, dos de las cuales regarán por presión natural y las otras dos por presión forzada, para lo que se construirá una estación de bombeo junto a una de las balsas. Se acometerá asimismo la instalación eléctrica de media y baja tensión, red terciaria y telecontrol de balsas, tomas y estación de bombeo.

Etiquetas
Comentarios