Despliega el menú
Huesca

huesca

Ocho cámaras web informarán a los usuarios sobre el estado de la carretera del Portalet

El nuevo sistema de vigilancia con dispositivos cada 3 o 4 kilómetros ya se ha instalado. El objetivo es mejorar la vialidad invernal por la presencia de nieve y el riesgo de aludes.

cof
Tecnología al servicio de la carretera. Se han colocado tres tipos de dispositivos a lo largo de la ruta del Portalet, tanto en Francia como en España, para mejorar la gestión y la información al usuario.
María José Villanueva

La Agrupación Europea de Cooperación Territorial Espacio Portalet, que gestiona este paso entre Francia y España y casi 60 kilómetros de sus carreteras de acceso, va a poner en marcha este verano un sistema para mejorar la información a los conductores sobre el estado de la vía, una de las que más problemas de vialidad invernal plantea por la acumulación de nieve y el riesgo de avalanchas.

La entidad, integrada por el departamento francés de Pirineos Atlánticos y la Comunidad Autónoma de Aragón, acaba de instalar una red de cámaras cada 3 o 4 kilómetros, así como estaciones meteorológicas que permitirán mejorar la gestión de los 27 kilómetros de la A-136 que separan Biescas del puerto del Portalet, y de los 29 km de la RD-934 que unen el Portalet con la localidad francesa de Laruns.

La actuación forma parte del proyecto Securus para garantizar la seguridad de los usuarios frente a los riesgos naturales, financiado con fondos Feder, y que beneficia tanto a este eje carretero como al del túnel internacional Bielsa-Aragnouet, el otro paso fronterizo de la red autonómica de las carreteras.

La acción principal consiste en la colocación de cámaras enfocadas a la carretera y conectadas a la página web del Espacio Portalet para que los usuarios, casi en tiempo real (con un intervalo de unos 15 minutos) puedan conocer cómo está la calzada. En total habrá ocho nuevos puntos de vigilancia, cada uno con dos cámaras, una enfocada al sentido ascendente y otra al descendente, además de las dos que ya existen justo en la frontera, una en la cara norte y otra en la cara sur.

En Aragón, los nuevos dispositivos de vigilancia se situarán en el desvío de Panticosa, el pantano de Búbal, la estación de esquí de Formigal y el Corral de las Mulas (entre Formigal y Portalet). En el lado francés, habrá otros cuatro. Estos son los que facilitan información al público, pero además habrá otras tantas cámaras de uso interno, que proporcionarán imágenes a los gestores de la vía.

El proyecto Securus ha permitido diseñar una estrategia para mejorar la seguridad pero también se ha querido hacer hincapié en la información a los conductores, indica el director del Espacio Portalet, Santiago Fábregas, "para que sepan, en función de lo que ven en nuestra web a través de las cámaras, si deben subir con ruedas de nieve o directamente no subir, en función de cómo esté la carretera". Fábregas explica que se han elegido puntos donde se producen cambios climáticos significativos.

Para hacerse una idea de la dimensión del proyecto, cabe mencionar que la Dirección General de Tráfico tiene en la A-136 dos cámaras cuyas imágenes facilita en su página web. En el resto de la red viaria de la provincia están las de la A-139 (Cerler), N-260 (Castejón de Sos), N-330 (Alto de Monrepós, Sabiñánigo y Villanúa), N-330a (Candanchú y frontera de Somport), A-2 (pk 431 y 433), A-23 (Gurrea, Almudévar, Nueno y dos en Huesca) y N-240 (Barbastro).

La página en internet del Espacio Portalet donde se podrá consultar la información ya ofrece imágenes de la cámara instalada en la frontera. Desde que se colocó ha pasado de tener 10.000 visitas al año a 200.000. "También hay una información escrita que describe el estado de la carretera. No sabemos si quien entra es para leer la información o para ver la imagen, pero creemos que es importante que la gente pueda observar cómo está la calzada", señala el director.

Pero no son los únicos dispositivos que se han colocado para mejorar la gestión por los problemas de vialidad invernal. También se han dispuesto este verano unos sensores meteorológicos a pie de carretera, e incluso insertados en la calzada, que proporcionan datos sobre la temperatura, la capa de hielo o la lluvia. Habrá dos en la A-136 (Santa Elena, en Biescas, y Corral de las Mulas, en Sallent), otro en Portalet y otro en Socques (Francia).

En el vecino país, se ha montado además una estación meteorológica y esta semana se colocarán otros dispositivos en las zonas de salida de los aludes, a unos 2.000 metros de altitud, con una webcam robotizada para controlar las vertientes avalanchosas, de forma que se tenga información precisa para poder actuar en el área donde se desencadena el fenómeno.

Etiquetas
Comentarios