Huesca
Suscríbete por 1€

aragón, pueblo a pueblo

Baldellou y el realismo mágico que brota del suelo en la dosis exacta

La belleza de sus calles, el entorno, la espontaneidad de los vecinos que habitan el pueblo todo el año y el aporte de Dolors Raluy (gestión hostelera, decoración y sonrisa) hacen de esta localidad algo único.

El apellido delata –entre los incondicionales del circo, al menos– a Dolors Raluy, barcelonesa de nacimiento e hija de Baldellou, donde es Domingueta por ser de Casa Domingo. En Baldellou se ha radicado hace año y medio… y sí, tiene sangre circense en las venas. "Mi abuelo nació aquí y se fue a Barcelona, donde crió a mi padre y mi tío. Yo veraneaba aquí desde niña, me conocen todos. Tenía una taberna irlandesa en Espluga y se me acababa el contrato de alquiler, no me renovaron y entonces empecé a trabajar para el Ayuntamiento de Barcelona como sociosanitaria. Hace dos años cogí la barra de las fiestas; al acabar, el alcalde me animó a presentarme al concurso para llevar el bar y el albergue Casa Albano".

A Dolors no le interesó inicialmente la oferta. "Tengo cuatro hijos y el trabajo en Barcelona era fijo, pero en septiembre de 2017 me volvieron a llamar para que lo reconsiderara. Vine, visité el albergue y empecé a darle vueltas a la idea de presentar un proyecto, basándome en mi experiencia en la hostelería y teniendo en cuenta lo que podía funcionar en esta zona. Lo presenté y el 4 de diciembre me llamaron para decirme que había salido elegida, así que me vine para acá enseguida".

El albergue está decorado con mucho gusto: flores secas, colores armoniosos, piedras de olor, minimalismo y detalle al mismo tiempo... además, cuenta con una terraza de amplios ventanales que da a la calle de Abajo; desde ahí se ve aparcado en una esquina un viejo carro de madera que Dolors está restaurando para que decore la calle. Se dispone a arreglar las tablas rotas, pintarlo y situar en el pescante un cajón de flores. Muy bucólico todo, y muy natural. "Yo soy optimista, pero en el fondo no arriesgué tanto al venir aquí, era mi sueño. También el de mi padre, que falleció hace dos años; esparcimos sus cenizas en el pueblo, que tiene algo mágico; mucha gente coincide en decirte al marchar del albergue que hacía tiempo que no dormían tan a gusto".

En el pueblo hay dos casas grandes de las antiguas familias pudientes: Casa Albano, donde está el albergue –en la calle del Medio– y El Pubill, en la calle de Arriba. "Se vendió hace tres años a unos chicos de Barcelona. La están arreglando y en su día me comentaron su intención de poner un hotel allí; es súper bonita, muy grande, y creo que le han visto proyección. Compartimos el optimismo. A ver, mi madre me avisaba del largo y solitario invierno, y acabé llamándola para decirle que iba hasta arriba de trabajo; la gente que recoge las almendras y los olivos, los obreros, los excursionistas… evidentemente, de lunes a viernes hay menos gente en invierno, pero los fines de semana se llenan igual. Ya hay una casa rural, que lleva Carmen, y ojalá haya más pronto, espero que lleguen ayudas para emprender y así se pueda poner a los albañiles locales a trabajar. El alcalde me dirá que no diga esas cosas, pero ya las he dicho", ríe.

Las tres hijas mayores de Dolors no han hecho la mudanza: tienen entre 20 y 22 años y la vida armada en la ciudad; el pequeño, de 7, sí está en Baldellou. "Al principio siguió yendo al cole allá, pero en este curso ya fue al de Tamarite y la verdad es que se ha adaptado muy bien. Eso me ha ayudado a perseverar en esto. La idea inicial era hacer un bar más pequeño, porque sobraba para la faena que había, pero empecé a hacer comidas al mediodía, alguna cena, noches temáticas con el fútbol y otros temas… poco a poco quedó claro que había que ampliar la cocina, así que olvidaron lo de la reducción de tamaño y agrandaron la cocina. El albergue también funciona muy bien, tenemos 9.1 en Booking y el año pasado tuvimos casi 1.000 clientes. Hay 10 habitaciones, 3 de grupos, y 76 plazas. El primer año estuve sola en la cocina, tanto en el bar como en el albergue, pero desde enero tengo un ayudante, y en temporada llegan otras ayudas. Hay muy buena carne, nos abastecemos en Benabarre; la calidad del género ayuda, y además tenemos un aceite del pueblo excelente, hay almazara tradicional".

Aceites Llena y los Camarasa

Baldellou también cuenta con Tartareu, tienda con un poco de todo. La familia de Casa Tartareu, los Camarasa, posee en el pueblo una fábrica de trigo de notable relevancia: son suministradores preferente de Estrella Damm. Además, el pueblo cuenta con una almazara tradicional, con su muela y sus capachos, en la que se produce el exquisito Aceite Llena. Llevan el negocio Isabel y Jesús Llena Boixaderas. "Comenzó con esto nuestro padre: cuando ya no podía, lo cogimos nosotros dos y nos quedamos en el pueblo. El molino –explica Jesús– es por decantación, no hay aceite de una sola variedad; los payeses traen sus olivas y las mezclamos. Usamos arbequina, la verdeña que es la de la zona y algo de largueta. El aceite tiene el color amarillo de la verdeña y su espesor, y se hace más fino con la arbequina. Tenéis que venir en invierno, la molienda es un espectáculo".

La escalada, el yoga y el Own Spirit, un encuentro único a orillas del pantano

A Baldellou viene mucha gente que hace parada y fonda (o base en el albergue) para visitar luego la parte aragonesa del Congosto de Montrebei, con sus escalas en pared vertical y el paseo por el embalse de Canelles. Los vecinos Castillonroy y Camporrells también reúnen atractivos para la visita. "Aquí –explica Dolors– tenemos las Cuevas de Salgá y Congost del Regué, que es precioso; hay gente haciendo barranquismo y ferratas, también ciclistas y motoristas, y el hecho de tener ahora un sitio para comer aquí hace que vengan más a menudo por esta esquina de los tres pueblos: el Whatsapp ayuda. Hubo un encuentro de yoga hace unos días, y a finales de julio hay un festival multidisciplinar de seis días, Own Spirit, al que el año pasado vinieron 2.000 personas; se hace en la orilla de nuestro pantano de Santa Ana y hay desde música a meditación, circo.... este año será entre el 24 y 29 de julio". Se pueden reservar tiendas y conocer más de esta iniciativa en su página web: www.ownspiritfestival.org.

En datos

Comarca: La Litera

Población: 77

Distancia a Huesca, su capital de provincia: 111 km

Los imprescindibles

Las calles

Además de la plaza de la iglesia, donde está el bar y restaurante, Baldellou se compone básicamente de tres calles (en la imagen, parte de Casa Pubill) y cuenta además con piscina y ‘playa’ en el pantano de Santa Ana.

Las fiestas religiosas

Hace unos días (aún quedan marcas en las calles) se celebró la fiesta del Corpus, en la que se pasea a la Virgen de los Dolores. Baldellou cuenta con las ermitas de Vilabella y San Isidro y la parroquia de la Asunción (la torre, en la foto).

José y Pep

José Cases ha sido agricultor y lo que más le gusta de su pueblo es el buen ambiente; orgulloso de su apellido catalán, aclara que no busca enemigos. Pep, otro veterano, reclama con énfasis su condición de aragonés. Y tan contentos...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión