Huesca

ayuntamiento de huesca

Los partidos pactan en Huesca subidas de sueldos del alcalde y los concejales tras 12 años congelados

La nómina de Luis Felipe, una de las más bajas de las capitales de provincia, se incrementa un 43%. Las retribuciones, de 45.000 y 50.000 € al año, se aprobarán este viernes en el primer pleno del mandato.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, durante su improvisado discurso tras ser investido por sorpresa
El alcalde de Huesca, Luis Felipe, durante su discurso tras ser investido por sorpresa
Javier Blasco/EFE

El Ayuntamiento de Huesca aprobará este viernes, en el primer pleno del mandato y con el acuerdo de todos los grupos municipales, una subida salarial para el alcalde y los siete concejales que tendrán dedicación exclusiva. El socialista Luis Felipe pasará de cobrar 35.000 euros brutos al año a 50.000, lo que supone un incremento del 43%, y los ediles liberados, de 35.000 a 45.000, un 28%. Los porcentajes pueden parecer muy altos, pero es que hace 12 años, desde 2007, que las nóminas de los responsables políticos están congeladas. Es más, cuando en los años de la crisis se rebajó un 5% el salario de los funcionarios, los cargos públicos devaluaron el suyo un 15%.

Tres mandatos después, el PSOE, que arrancará su gobierno en minoría (10 concejales de 25), ha pactado con el resto de partidos las nuevas retribuciones. El acuerdo unánime que llega a la sesión extraordinaria del viernes, se traduce en que Luis Felipe, que hasta ahora ha percibido unos 1.700 euros netos al mes, vea incrementada su nómina hasta los 2.500.

Hasta ahora, Luis Felipe o su antecesora, Ana Alós, del PP, estaban en la cola del ranquin de sueldos de alcaldes de capitales de provincia. Incluso los de ciudades más pequeñas del Alto Aragón, como Fraga, Jaca o Monzón, tenían una nómina más alta.

Para establecer la nueva cifra, que pretende "dignificar" los salarios de los cargos municipales de Huesca, se han tomado como ejemplo cuatro capitales españolas similares: Cuenca, Ávila, Segovia y Soria. La más baja (55.000 euros) es Soria, y no se llega a esa cantidad. La alcaldesa de Teruel cobra 52.000 euros anuales, aunque no de su ayuntamiento sino como miembro de la Junta de Gobierno de la Diputación.

Otro argumento para justificar la actualización es que las nuevas retribuciones están por debajo el tope fijado por la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local del exministro Montoro, que para ciudades con una población como Huesca establecía un máximo de 67.000 euros. La misma ley permitiría tener ocho concejales del gobierno y cuatro de la oposición con dedicación exclusiva, pero serán menos.

Finalmente, habrá siete liberados: uno por cada cinco ediles o fracción. Estos pasarán de cobrar unos 1.700 euros netos al mes (tenían la misma asignación que el alcalde) a 2.200 o 2.300 euros. Por el PSOE serán dos (José María Romance y Rosa Gerbás), los mismos que por el PP (Gerardo Oliván y Teruca Moreno), que obtuvo nueve escaños. Al resto de grupos les corresponde uno a cada uno. Ciudadanos (3 concejales) ha elegido a José Luis Cadena; Con Huesca Podemos Equo (2), a Óscar Sipán; y Vox (1), a Antonio Laborda.

El reparto se ajusta al reglamento orgánico del Ayuntamiento, que regula el régimen organizativo y de funcionamiento de los órganos municipales, caracterizado por ser generoso con las minorías. Un ejemplo es Vox, que con un solo concejal podrá tener grupo municipal, lo que se traduce en despacho y financiación para la contratación de un administrativo con un sueldo de 21.000 euros brutos al año.

El acuerdo unánime alcanzado por los grupos en cuanto a las retribuciones incluye una revisión de las asignaciones cada cuatro años. No ha habido polémica al entender que los sueldos de la corporación estaban muy por debajo de los de ayuntamientos de similares características.

El mandato arranca este viernes con el PSOE gobernando en minoría contra pronóstico, tras la sorprendente investidura con un voto en blanco que arrebató la alcaldía a Ana Alós. El alcalde designará la semana próxima a los miembros de su equipo de gobierno, que se repartirán entre los diez las 11 comisiones (en el anterior organigrama había 16 para dar cabida a los tres partidos coaligados) y la Mesa de Contratación. Esta la presidirá un socialista y el vocal será un miembro de la oposición.

El nuevo organigrama supone un ahorro de 50.000 euros al haber menos dietas. La asistencia a comisión se actualiza al redondeo, con una subida de 10 euros, y sí se incrementa de forma significativa la asistencia a pleno, pasando de 185 a 300 €.

La sesión de este viernes también aprobará la fecha y hora de los plenos: a las 17.30 el tercer jueves de cada mes, para posibilitar la asistencia de algunos de sus miembros (hay dos senadoras, una diputada en Cortes y un diputado provincial) a otros plenos.

Etiquetas
Comentarios