Despliega el menú
Huesca

huesca

Amplían 2 años más la prisión provisional del asesino de Naiara, a la espera del juicio

La juez justifica la medida porque no tiene "especiales vínculos" con Sabiñánigo, podría contactar con sus sobrinas y destruir o alterar pruebas, y persisten los indicios de criminalidad contra él. 

Iván Pardo, en una reciente comparecencia en el juzgado
Iván Pardo, en su última comparecencia en el juzgado de Jaca.
Laura Zamboraín

El Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca ha acordado prorrogar por un plazo máximo de dos años más la prisión provisional comunicada y sin fianza de Iván Pardo Pena, asesino confeso de su sobrina Naiara, la niña de 8 años de Sabiñánigo a la que torturó hasta causarle la muerte. La medida expiraba en apenas 15 días, ya que fue encarcelado el 8 de julio de 2017 y la ley da un plazo máximo de dos años para mantener esta situación, aunque también permite prolongarla en casos como este. 

En el auto comunicado este jueves a las partes, la juez atiende así la petición que había formulado la Fiscalía y a la que se habían adherido las acusaciones particulares en nombre de la madre y el padre biológicos de Naiara. La defensa del imputado, por su parte, había rechazado la medida.

En primer lugar, recuerda que se le atribuye la comisión de un delito de asesinato, que llevaría aparejada una pena superior a los tres años de cárcel, una de las condiciones que impone la ley para poder establecer una prisión provisional. 

Además, destaca que la causa está todavía pendiente de un recurso y no se ha dado traslado a las partes todavía para formular escrito de acusación y demás trámites, por lo que "claramente" no va a poder ser juzgada antes del día 9 de julio de 2019, cuando se cumpliría el plazo máximo de prisión provisional. 

La juez acepta los argumentos que expusieron las acusaciones señalando que el mantenimiento de esta medida se "justifica" por la necesidad de asegurar su presencia a lo largo del proceso pendiente y, especialmente en la fase de enjuiciamiento, atendiendo a la pena que en el caso de ser condenado puede imponérsele.

También manifiesta que no tiene "especiales vínculos" ni con la localidad de Sabiñánigo ni con el territorio español porque sus familiares cercanos (madre y hermano) también se encuentran imputados, porque se desconoce si actualmente tiene pareja y porque carece de descendencia.

Asimismo, hace hincapié en que, de quedar en libertad, existe la posibilidad de que entre en contacto con testigos directos de la causa (sus sobrinas) "lo que viene a conllevar un riesgo en la alteración o destrucción de pruebas". Y afirma, por último, que persisten los indicios de criminalidad en base al resultado de las diligencias de investigación practicadas (entrada y registro en domicilio de la Avenida de Yebra de Basa, inspecciones oculares...), a la exploración de las menores "y sobre todo de su propia declaración en sede judicial, viniéndose a confirmar el relato de hechos contenido en el auto de fecha 8 de julio de 2017".

Etiquetas
Comentarios