Despliega el menú
Huesca

festival de cine de huesca

El misterio de unas partituras rescatadas de la basura que resuelve un documental

Peri Azar ha pasado de voluntaria en el Festival a presentar en él su película 'Gran Orquesta', un estreno internacional.  

La realizadora Peri Azar con el director del Festival, Rubén Moreno.
La realizadora Peri Azar con el director del Festival, Rubén Moreno.
Rafael Gobantes

Hace 15 años trabajó como voluntaria en el Festival Internacional de Cine de Huesca y este lunes por la noche presenta su largometraje 'Gran orquesta' (teatro Olimpia, 22.00), un documental que desvela el misterio de las 2.000 partituras encontradas en un viejo baúl arrojado a un contenedor de basura. La propia directora argentina Peri Azar hizo el hallazgo e investigó durante años hasta desvelar el origen de las notas musicales, propiedad de unas de las Big Band de jazz de Buenos Aires más populares de los años 40, Hector y su gran orquesta argentina de jazz. 

El filme solo se ha podido ver hasta ahora en Argentina, con gran éxito. En Huesca será su estreno mundial, y con alguna sorpresa para los espectadores, ya que dos de los músicos que participan en el documental, Sergio Pangaro y Cocó Muro, han viajado a España con la directora para tocar algunas de esas partituras con la Big Band de Huesca.   

El azaroso hallazgo es el hilo argumental del filme. "En el año 2000 encontré un baúl muy bonito en un contenedor. Dentro había varias carpetas muy bien conservadas con partituras manuscritas. Las conservé mucho tiempo y al volver a Argentina en 2011 empecé a investigar", ha explicado Peri Azar, que en su película habla de la reconstrucción de los recuerdos. Descubrió que eran de una de las Big Band más famosas de Buenos Aires, en una época clave para Argentina en la que empezaba a despuntar el peronismo, el Tango salía del arrabal y se redibujaban las clases sociales.

Una de las particulas encontradas por Peri Azar.
Una de las particulas de Héctor y su gran orquesta rescatadas de la basura.
Heraldo

Para ella, las partituras eran un jeroglífico y a medida que avanzó en su investigación, durante seis años, se dio cuenta de que constituían un mapa para viajar por la historia de Argentina y al mismo tiempo un archivo íntimo. Ninguno de los componentes de la gran orquesta seguía vivo, pero sí sus familiares. Descubrió que Héctor había fallecido en 1968 y que cuando años después murió su mujer y se vendió la casa, las partituras acabaron en un contenedor. "Vivimos tan deprisa que no hay tiempo para revisar los papeles cuando alguien muere", ha dicho en la rueda de prensa de presentación del filme, junto al director del Festival, Rubén Moreno.   

Peri Azar empezó estudiando teatro, "pero era muy vergonzosa" y a la vez muy curiosa, lo que la decantó por el cine. Se emociona al hablar de los años que vivió en Huesca, donde hizo de fotógrafa para Periferias. En el Festival de Cine trabajó como voluntaria y luego presentó un mediometraje. "Huesca es una ciudad muy amorosa, con magia", ha dicho.

Etiquetas
Comentarios