Despliega el menú
Huesca

huesca provincia

Emoción y tradición en el Día Grande de las fiestas de Benabarre

El programa alcanzaba este sábado su punto álgido con la conmemoración del día del patrón, San Medardo, y la celebración de los actos más tradicionales de este primer gran ciclo fiestero de la comarca de La Ribagorza.

Las fiestas de Benabarre viven intensamente en este fin de semana su tramo final con una calurosa respuesta de un público que se está volcando con un programa festivo que alcanzaba este sábado su punto álgido con la conmemoración del día del patrón, San Medardo, y la celebración de los actos más tradicionales de este primer gran ciclo fiestero de la comarca de La Ribagorza.

El calor humano que impregna siempre de emotividad el desarrollo de esta jornada, incrementado si cabe por la idoneidad de una fecha que permitía la presencia de jóvenes o residentes fuera de Benabarre que –por obvios motivos- entre semana no pueden disfrutar del Día Grande de la fiesta, volvió a quedar patente en la comunicación de los benabarrenses con sus tradiciones más queridas.

Unos benabarrenses que vivieron intensamente la procesión del santo y la posterior misa y vibraron luego con un multitudinario 'ball dels palitrocs' interpretado por más de 190 danzantes ante una concurrencia entregada con ellos y sus evoluciones, con la recitación de los 'versets' al santo que ofrendan los más pequeños del pueblo y con la esperada Pastorada que repasa en tono irónico lo acontecido en el municipio en los últimos doce meses en la edición que supuso el adiós como 'amo' del histórico Vicente Prior después de más de un cuarto de siglo encima del escenario.

Testigo de excepción este año fue Miguel Gracia, el ribagorzano presidente de la DPH, que no quiso perderse el festejo y que aprovechó su presencia en Benabarre para seguir reivindicando la necesidad de habilitar políticas que permitan la recuperación de un mundo rural gravemente amenazado en toda España.

La diversión prosiguió en la tarde, noche y madrugada con el baile como gran protagonista.

Y aunque este sábado se vive el último día, todavía queda mucha fiesta en Benabarre, ya que hay un apretado programa de propuestas entre las que destaca la celebración de la trigésimo octava edición de la Baixada dels Carricotxes, con salida de los participantes a las cuatro de la tarde desde el Coll y llegada unas tres horas después a la Plaza Mayor, o la siempre animada cena de hermandad en la Placeta de las Escuelas Pías. Una posterior sesión de baile antecederá a la gran traca fin de fiestas que se encenderá a las doce de la noche en la Plaza Mayor.

Etiquetas
Comentarios