Despliega el menú
Huesca

negociaciones al ayuntamiento 

Vox dice que si PP y Cs de Huesca no quieren una foto tampoco tendrán su voto

La formación de Abascal se siente excluida tras las negociaciones emprendidas entre Ana Alós y José Luis Cadena. 

Candidato de Vox al Ayuntamiento de Huesca - Antonio Laborda / 8-5-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
El candidato de Vox al Ayuntamiento de Huesca, Antonio Laborda. 
Rafael Gobantes

Vox quiere hacer valer su fuerza en el Ayuntamiento de Huesca. Solo tiene un concejal, pero es imprescindible para que el PP, que ha iniciado este jueves las negociaciones con Ciudadanos, recupere la Alcaldía. "Quienes no quieren una foto con nosotros, tampoco deberían querer nuestro voto", ha señalado la Comisión gestora provincial de Huesca en un comunicado emitido tras la reunión celebrada esta tarde para definir su posición respecto a los pactos, en respuesta al inicio de esas conversaciones, de las que se le ha excluido y en la que los cabezas de lista del PP, Ana Alós, y de Ciudadanos, José Luis Cadena, han marcado distancias con el del Vox, Antonio Laborda. 

Hasta el momento, el único contacto que ha habido ha sido una llamada telefónica de Ana Alós a Laborda. "En esta llamada no se convocó a Vox a ninguna mesa negociadora sino que simplemente se nos invitó a mandar unas propuestas para estudiar si se podían incluir en el futuro pacto PP y Ciudadanos", señala la comisión gestora. Su malestar es evidente. "Todavía somos una fuerza modesta pero no somos comparsa de nadie", añade, recordando que PP y Cs suman 12 concejales y que sin el de Vox "el pacto al que puedan llegar no es un pacto de gobierno sino un pacto de oposición".

El partido en la provincia reafirma su deseo de alcanzar un pacto de gobierno para formar una mayoría alternativa a la izquierda que incluya un programa con algunas de sus propuestas, "pero tenemos que participar, como es lógico, en la conformación del pacto y en el programa de gobierno". La actitud de Ciudadanos de excluirles de las negociaciones, dice la comisión gestora, "no parece dirigida a lograr una mayoría alternativa a la izquierda, sino a mantener al PSOE en la Alcaldía de Huesca y de esta forma poder estar con unos y con otros como una veleta. Esta indefinición del partido naranja hace que cada vez más merezcan el calificativo de partido pomelo, naranja por fuera y rojo por dentro".

Teniendo en cuenta todo esto, por el momento, la dirección de Vox Huesca da instrucciones a sus electos en los ayuntamientos "de no votar a aquellos candidatos con los que no se hayan mantenido negociaciones".

Etiquetas
Comentarios