Huesca

huesca

Cierra el centro de digitalización de Walqa, que llegó a tener 200 trabajadores

La Tesorería General de la Seguridad Social prepara la licitación de otro contrato aunque de menor entidad.

Imagen de las instalaciones del centro de digitalización de Walqa.
Imagen de las instalaciones del centro de digitalización de Walqa.
Rafael Gobantes

El Centro de Digitalización de la Tesorería General de la Seguridad Social, que durante 10 años ha dado empleo a decenas de personas en Huesca, ha cerrado sus puertas en el Parque Tecnológico Walqa. Y aunque está previsto que ese organismo oficial vuelva a licitar un contrato para el procesamiento informático de sus documentos, sería de menor entidad, por lo que la continuidad en la capital oscense tiene fecha de caducidad.

En el centro han llegado a trabajar en momentos punta casi 200 personas. Desde 2009, la Tesorería ha adjudicado cuatro contratos a distintas uniones temporales de empresas para la digitalización de millones de documentos de afiliación de empresarios y trabajadores.

El último, a Informática El Corte Inglés y Eulen, que tenían dos años para realizar el encargo. Este periodo venció a finales de mayo, lo que ha supuesto el cierre del centro. Inicialmente la plantilla calculada para cumplir las condiciones del pliego era de 180 personas, pero ha fluctuado mucho en función de la llegada de los 4.800.000 expedientes de varias provincias.

El director provincial de la Tesorería, Alfonso Ramos, confirmó que se está preparando un nuevo contrato, ya que la ley obliga a pasar a formato digital todos los documentos que están en papel. "La parte de digitalización de los expedientes de toda España ya se ha completado, pero la Tesorería de la Seguridad Social tiene otros que también quiere pasar a formato electrónico y es lo que va a entrar en el nuevo contrato", explicó.

En todo caso, el próximo encargo será de menor entidad, y con él ya estará concluida la informatización de los expedientes. Eso sí, el compromiso es seguir en el Parque Tecnológico de Huesca, confirmó Ramos.

De hecho, cuando se adjudicó el último contrato a Informática El Corte Inglés y Eulen, ya se habló de que sería el último. Los que quedan pendientes son los relacionados con la vía ejecutiva y personal. Se ha preguntado a las direcciones provinciales qué queda por tratar y se está calculando el número de documentos. "En todo caso, será menor", reconoce Alfonso Ramos.

Son los servicios centrales de Madrid los que se están encargando de preparar el pliego que deberá salir a licitación. No obstante, no será hasta finales de año cuando se complete todo el proceso y pueda reabrir.

El centro ha funcionado intermitentemente durante la última década, a medida que se iban adjudicando contratos, con paréntesis de varios meses. Los dos primeros los gestionó una UTE de Telefónica, Indra y Fucoda. El tercero fue para otra unión de empresas, integrada por Informática El Corte Inglés, encargada de la tecnología, y Eulen, responsable de la contratación del personal. Ese trabajo acabó en marzo de 2016 y hubo que esperar hasta el mes de enero para la nueva adjudicación, que recayó en la misma UTE, por 6.388.800 euros, con un año de plazo y una posible prórroga por otro, periodo que ha finalizado ahora.

Tenía su sede en el edificio Félix de Azara del Parque Tecnológico Walqa. El Instituto Aragonés de Fomento lo cedía gratuitamente a la Seguridad Social, que a su vez lo ponía a disposición de las empresas adjudicatarias. Esta cesión sin coste ha permitido mantenerlo durante diez años en la ciudad de Huesca.

Etiquetas
Comentarios