Huesca

acuerdos de gobierno

PP y Cs negocian en Huesca en un clima de "sintonía total"

Ana Alós dice que el pacto con Ciudadanos es "lo urgente y prioritario" y que luego pedirá el apoyo de Vox, necesario para ser investida alcaldesa. 

Los representantes de PP y Ciudadanos en la mesa de negociación.
Los representantes de PP y Ciudadanos en la mesa de negociación.
Rafael Gobantes

"Sintonía total". Con esta sensación ha salido el PP de la primera reunión con Ciudadanos para alcanzar un posible pacto en el Ayuntamiento de Huesca que acabaría con los cuatro años de gobierno socialista. El clima ha sido de pleno entendimiento, según han manifestado los números uno de ambas formaciones. La candidata popular, Ana Alós, ha dicho que la negociación tiene "buena pinta" porque "programáticamente no hay diferencias sustanciales". Se han tratado cuestiones como la seguridad ciudadana, la educación, los derechos de colectivos como el Lgtbi o la igualdad de todo tipo de familias, en un mensaje que parece dirigido a marcar distancias con Vox.  

Por parte del PP, han asistido los tres primeros de la lista: Ana Alós, Gerardo Oliván y Nuria Grau; y lo mismo en representación de Ciudadanos: José Luis Cadena, María Eugenia Gabás y Enrique Novella. Han dejado claro que es la primera de una serie de reuniones que tiene como plazo límite el 15 de junio, fecha de formación de los ayuntamientos, y desligada de los acuerdos en otras instituciones. "Nadie nos ha condicionado", ha asegurado Alós, que al término del encuentro ha comentado a los periodistas que "la sintonía ha sido total".

Respecto a la necesidad de sumar con  Vox (el PP tiene 9 concejales, 3 Cs y 1 Voz frente a 12 del PSOE y 2 de Con Huesca), la candidata popular se enfrenta a un difícil equilibrio: mantener las distancias y tenderle una mano para que la apoye en la investidura. "Lo urgente, prioritario e imprescindible" es cerrar un acuerdo con Cs, "porque si no la alcaldía es para el PSOE", y después "yo me encargaré de sumar el voto de Vox".

Alós ha reconocido que el miércoles le hizo "una llamada de cortesía" al concejal de extrema derecha Antonio Laborda para informarle del inicio de las negociaciones con Ciudadanos porque el paso posterior será sentarse con él e "intentar que Vox se acerque" y dé su voto al pacto de gobierno PP-Ciudadanos. La entrada en el gobierno del partido de Abascal "no es la opción que, en principio, se plantea", ha matizado. "Al concejal de Vox le pedimos su apoyo en la elección de alcaldesa basado en un acuerdo programático con Ciudadanos", ha resumido.     

Por su parte, José Luis Cadena ha hablado de que su presencia responde a la invitación del PP y, aunque queda mucho por hablar, "este primer acercamiento ha sido importante". "Son nuestro aliado más cercano a nivel programático", ha recordado. "Hemos hablado de pilares básicos, como las ayudas a todo tipo de familias, y estamos también de acuerdo con el apoyo al colectivo Lgtbi", ha declarado a los periodistas. Estas menciones a la hora de resumir las líneas programáticas comunes con el PP, que ambos líderes han citado explícitamente, parecían encaminadas a marcar unas líneas rojas respecto a Vox.   

"Nuestra reunión ha sido con el PP y es con el que queremos llegar a acuerdos", ha matizado Cadena. Si los populares llegan a acuerdos con otros, ha añadido, deberán respectar el pacto con Ciudadanos. Respecto a una posible reunión con el PSOE, no es ahora mismo su objetivo, en concordancia "con la Ejecutiva nacional y el comité de pactos territoriales". Sí ha reconocido que el candidato socialista, Luis Felipe, lo llamó el miércoles.  

Con Huesca critica que Luis Felipe no dé el paso

Las negociaciones en el centro-derecha han sido contestadas por la líder de la plataforma Con Huesca-Podemos-Equo para criticar que el PSOE no haya tomado la iniciativa. Según ha señalado Pilar Novales, es lamentable que ante "el seguro entendimiento de las tres derechas, PP, Cs y Vox, la lista más votada, la de Luis Felipe, carezca de iniciativa para establecer diálogo en torno a posibles proyectos políticos progresistas para la ciudadanía y esté esperando sentado que su derecha le tienda la mano”. Esta formación tiene dos concejales, que sumados a los 10 del PSOE le podrían dar la alcaldía a Luis Felipe. 

Con Huesca Podemos Equo no considera una novedad que PP, Cs y Vox tengan buena sintonía, pero sí le parece preocupante que no se hable más del contenido que se está acordando y del imprescindible papel que debe jugar Vox para que se produzca el acuerdo. Si Vox se abstuviera, Ana Alós no podría ser alcaldesa porque al haber un empate a 12 concejales entre el bloque de la derecha y el de la izquierda, sería elegido el candidato de la lista más votada, la socialista.

 

Etiquetas
Comentarios