Despliega el menú
Huesca

maltrato animal

El caso del zorro maltratado hasta la muerte llega al Constitucional

La asociación Anadel ha elevado un recurso de amparo frente a la sentencia de la Audiencia de Huesca que archivó la denuncia penal contra el cazador. 

Imputado un vecino de Huesca por la tortura a un zorro mostrada en un vídeo
Un vecino de Huesca fue imputado por la tortura a un zorro mostrada en un vídeo
Guardia Civil

La Asociación Nacional de Animales con Derechos y Libertades (Anadel) ha llevado al Tribunal Constitucional al caso del zorro que fue torturado hasta morir por un cazador en la provincia de Huesca. Ha presentado un recurso de amparo contra el auto de la Audiencia Provincial de Huesca de 5 de abril de 2019 que lo archivó, lo mismo que había hecho anteriormente el juzgado de Instrucción número 3 de Huesca.

Anadel interpuso una denuncia a finales de diciembre ante el Seprona de la Guardia Civil, tras recibir un vídeo de extrema crudeza, que luego se viralizó, donde se podía ver a un invididuo grabando a otro mientras golpeaba y pisoteaba al animal, llegando a lanzarlo por el aire hasta matarlo. Los hechos ocurrieron en la provincia de Huesca y la Guardia Civil consiguió identificar al cazador.

El representante legal de Anadel, el abogado Jorge Piedrafita, ha explicado que Anadel ha sido la única acusación en formalizar recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que se encuentra ya registrado, por entenderse que la interpretación que se hacía del tipo penal al sobreseer la causa "vulnera la tutela judicial efectiva". Está dispuesto a llegar a la Justicia europea si es preciso "para obtener una sentencia que clarifique este criterio, tutele los derechos de los animales y una acción tan execrable no quede sin el debido castigo".

Paralelamente en el expediente administrativo sancionador, se ha personado como la acusación que formuló la denuncia en primer lugar y dio lugar al inicio tanto de las actuaciones penales como las administrativas, manteniendo una postura "firme y vigilante" para que sobre el agresor del zorro recaiga la máxima sanción conforme a la normativa autonómica aplicable, de forma "que esta acción no quede sin castigo y se trate de evitar una situación similar".

La Audiencia de Huesca confirmó el sobreseimiento decretado por el juzgado de instrucción, porque aunque hubo maltrato, con ensañamiento y resultado de muerte, al recaer sobre un animal salvaje no pueden ser sancionado en la jurisdicción penal. El Código Penal solo castiga con tres meses a un año de prisión el maltrato de animales domésticos o que no vivan en estado salvaje.

No obstante, el magistrado que actuó como ponente habló del "cruel, vergonzoso y brutal ensañamiento del investigado" y de las "repugnantes acciones empleadas que se visualizan en la grabación". En sus argumentos, dijo que no se puede castigar una acción que no esté prevista como delito por la ley, "por muy desagradable y crueles que sean las acciones del apelado al acometer y agredir al animal". Precisaba que era una pieza de caza, un animal salvaje que no vivía con el hombre.

El zorro está fuera de la cobertura de protección de la ley, "pues no era doméstico, ni amansado", ni vivía temporalmente bajo control del hombre, sino en estado salvaje, "por más que en el momento de encontrar su dolorosa muerte estuviera a merced del cruel, vergonzoso y brutal ensañamiento del investigado".

Etiquetas
Comentarios