Huesca

huesca

La autovía del Pirineo recibe un nuevo impulso con la licitación de la variante de Sabiñánigo

Con un presupuesto de 91 millones, el trazado enlazará con el tramo de la A-23 de Jaca e incluye un viaducto de 936 m.

Fomento licita las obras de la variante de Sabiñánigo por 91,6 millones de euros.
Fomento licita las obras de la variante de Sabiñánigo por 91,6 millones de euros.
Laura Zamboraín

El Ministerio de Fomento anunció este lunes la licitación, por 91, 67 millones de euros, del contrato de obras de la variante de Sabiñánigo, lo que supone un nuevo impulso a la autovía del Pirineo (A-23). Sin embargo, fuentes de la Intervención del Estado aseguran que no se podrá adjudicar mientras no haya un nuevo Presupuesto ya que actualmente está prorrogado el de 2018.

El Ministerio aceleró hace unas semanas las expropiaciones para construir esta circunvalación, en vista de que la Declaración de Impacto Ambiental le obliga a iniciar las obras antes de final de año para que la autorización no caduque. El plazo de ejecución es de 40 meses.

Es un tramo de 8,6 kilómetros que discurrirá por la zona noroeste como variante de la N-330, que quedará como vía de servicio. Además, se actuará en varias intersecciones de la nacional para convertirlas en glorietas en los cruces de Sardas y de Aurín y en otra más al norte. Incluye un viaducto de 936 metros sobre los ríos Gállego y Aurín, con vanos de luces importantes para garantizar la mínima afección y máxima permeabilidad.

Con el anuncio de la licitación se desbloquea por fin esta obra, que sustituirá a la actual N-330 entre el enlace de Sabiñánigo Este, junto a la intersección con la N-260 hacia Fiscal, y Sabiñánigo Oeste, para conectar con el tramo de la A-23 ya construido hasta Jaca.

Ha sufrido varias modificaciones desde el primer estudio del año 2003. Su cercanía a los vertederos de lindano hizo que cuando ya estaba en fase de redacción, la CHE y el Gobierno de Aragón alertaran del problema que podía suponer las obras sobre suelos contaminados. Por ello, en 2015 se volvió a ajustar el trazado en un tramo de 3 km que tuvo que ser sometido a una nueva declaración ambiental. Tras introducir una pequeña modificación sobre un nuevo ramal de enlace, el proyecto fue definitivamente aprobado el pasado 18 de octubre de 2018.

La carretera avanza por el exterior del vertedero de Sardas y del núcleo de Aurín. Se han previsto un total de 18 estructuras. Respecto a las nuevas glorietas, existe un compromiso verbal de iniciar las obras por estas, tal y como explicó la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández. Sobre todo la de Aurín, una vieja reivindicación de los vecinos del núcleo, que llevan tiempo solicitando más seguridad en esa intersección.

Berta Fernández se mostró "satisfecha" con el anuncio de la licitación, "sobre todo al comprobar que los plazos que se manejaban se van cumpliendo". En abril, la alcaldesa mantuvo una reunión en Madrid, donde ya se estableció que la licitación podría llegar en estas fechas. Confía en que "si todo va con la normalidad prevista, al final de año se podrán comenzar las obras". Permitirá "mejorar la seguridad vial de los ciudadanos", la fluidez del tráfico, sobre todo en época invernal, y reducir el paso de vehículos pesados (unos 800 diarios).

Etiquetas
Comentarios