Despliega el menú
Huesca

running

Los templarios del siglo XXI se ordenan en Monzón

La Templar Race reunió en su octava edición ha 1.650 corredores llegados de varios puntos de España.

Cubiertos de lodo, fatigados, pero con una amplia sonrisa en la boca. Así han entrado a partir del mediodía en la meta de la Fuente del Saso de Monzón los 1.650 corredores que han participado en la octava edición de la Templar Race, la mejor carrera de obstáculos de España según la prensa especializada.

Cuatrocientos corredores más que la edición pasada han tomado la salida esta mañana desde el centro de Monzón para recorrer 15 y 8,5 kilómetros, todo un hito en este tipo de competición. Los de la marcha larga, de blanco, y los de la corta, de negro. Todos con el distintivo templario en el pecho. La carrera es su prueba de fuego para ser ordenador “templarios” nada más cruzar la línea de meta, por los monjes guerreros y su maestre que los aguardaban con las espadas en lo alto. Tras el nombramiento, rosas rojas para las chicas y para todos medallas por haber completado el duro trazado.

La prueba ha comenzado en asfalto pero ha transcurrido por agua, tierra y por barro y se ha desarrollado bajo altas temperaturas, convirtiéndola así en más exigente. Buena prueba de ello ha sido el abandono del campeón motisonense Alberto Badel que a pocos kilómetros de llegar a meta y cuando iba primero en solitario ha tenido que desistir por un golpe de calor. Su abandono lo ha aprovechado el también corredor de Monzón Omar Sancho que se ha proclamado campeón de la marcha larga con un tiempo de 1.11.48. Segundo ha sido el zaragozano Jorge Vera, con 1.15.39. Y tercero Lorenzo Bellés, de Mas de las Matas, con 1.16.33.

Los templarios del siglo XXI se ordenan en Monzón.
Omar Sancho. Jorge Vera (a la izquierda) y Lorenzo Bellés han quedado los tres primeros en la VII edición de la Templar Race en Monzón.
José Luis Pano

En féminas, la montisonense Nuria Sierra se ha vuelto a imponer en la distancia larga con un crono de 1.27.08. Tras ella la tarraconense Anna Fernández que ganó el año pasado la prueba en su primera participación. Esta vez ha hecho un crono de 1.29.36. Y la oscense Tamara Vázquez ha sido la tercera clasificada, con 1.39.38.

En la prueba corta, la victoria ha sido para el montisonense Jorge Salas que sumaba su cuarto trofeo, con un tiempo de 38.28. Segundo ha sido el corredor de Castejón de Sos, Fernando Jaldín, con 40.35, seguido muy de cerca por Javier Castells, de Monzón, con 40.46.

Las chicas de Monzón han sido las más rápidas: Alegría Vargas, con 48.55, fue la primera, seguida de Alina Stroia, 50.48, y Marta Montaner, 53.11.

Por equipos la victoria ha sido para la Peña el Capazo, de Monzón, formado por Alejandro Arnal, Jorge Lacoma y Álex Ventura, con un tiempo de 1.34.54. Y en la de 8,5 kms, la victoria ha sido para Ferrero, también de Monzón, conjunto integrado por Álvaro Fernández, Alejandro Redondo y Luis Rosado, con 45.11.

Satisfacción entre los corredores, pero sobre todo entre sus organizadores. Nicolás Fortuño, su promotor, destacaba el gran ambiente vivido esta mañana en Monzón: “Hay una cantidad de público bestial por todo el recorrido. Es un espectáculo brutal”. En cuanto a los corredores, más de la mitad proceden de la provincia de Huesca. “Han venido de Madrid, de Andalucía, de Cataluña, … Este éxito se debe a la calidad de la gente que organiza y la calidad de la ciudad de Monzón que se vuelcan en esta prueba, siendo una de las pocas de toda España que está a reventar de público”, señalaba Fortuño.

Los corredores tuvieron que trepar altas murallas, saltar sobre pacas de cereal, mojarse en depósitos, escalar montañas metálicas, reptar bajo una furgoneta entre el fango, atravesar túneles, esquivar los placajes de los jugadores de rugby del Quebrantahuesos, ascender hasta el Castillo –lo más duro junto al calor-, entre otros obstáculos.

El ganador de la prueba reina agradecía el apoyo de la organización y de todo el público que demuestran “que Monzón es cuna de deportistas”. Nuria Sierra calificaba la carrera de “muy dura por el calor que pasa factura. Cada año esta prueba es más competitiva y hay más nivel por lo que exige más esfuerzo cada año”.

Etiquetas
Comentarios