Huesca

huesca

Nuevo derribo de un edificio en ruinas para dignificar el entorno de la iglesia de San Pedro

El Ayuntamiento de Huesca acometerá de forma subsidiaria la demolición de otro inmueble que puede colapsar.

El edificio que va a demolerse, a la derecha de la imagen, se construyó hace más de 100 años.
El edificio que va a demolerse, a la derecha de la imagen, se construyó hace más de 100 años.
Rafael Gobantes

Los propietarios han hecho caso omiso del decreto que obliga a demoler el edificio ubicado en el número 1 de la plaza de San Pedro de Huesca y será el Ayuntamiento el que, de forma subsidiara, lleve a cabo la demolición de esta inmueble. Se trata de evitar que la construcción se desplome y, a la vez, de dignificar el entorno de la iglesia de San Pedro el Viejo, un monumento románico donde están enterrados los reyes de Aragón Alfonso I y Ramiro II.

El Ayuntamiento ha sacado a concurso la redacción del proyecto de derribo del edificio por algo más de 8.000 euros. A esta cifra habrá que sumar el coste de la demolición y el total se reclamará después a la propiedad. El procedimiento será idéntico al que se llevó a cabo hace seis años en esta misma plaza y también perteneciente a la promotora Masari. Esta empresa mantiene continuos litigios con los diferentes gobierno locales desde hace años por las decisiones urbanísticas adoptadas sobre casas en ruina o solares sin edificar, casi todos e el centro histórico de Huesca.

La concejala de Urbanismo, María Rodrigo, indicó que la intención del Ayuntamiento es acometer el derribo del edificio "cuanto antes". Corresponderá a la nueva corporación ejecutar las obras de este inmueble, en el lado oeste de la plaza y acordonado desde hace tiempo. No obstante, los vecinos de la zona han denunciado en varias ocasiones que hay gente que entra sale del mismo y del inmueble anejo, que también está vacío. Entre ambos queda un espacio libre protegido una verja, un elemento que va a a mantenerse.

Coincide que la casa declarada en ruina, construida hace más de 100 años y de cuatro alturas, se levanta junto a un solar que hasta hace seis años estuvo ocupado por un edificio que también era propiedad de Masari. Se declaró en ruina en 2008 y tras varios intentos para que esta llevara a cabo las obras de consolidación o el derribo, la cubierta se desplomó en julio de 2013. El Ayuntamiento, a un mes del inicio de las fiestas de San Lorenzo, decidió realizar la demolición de forma subsidiaria.

En otros dos edificios, también en el casco antiguo, ha sido necesario proceder de la misma forma. No se descarta que el solar que quede libre tras el derribo del número uno de la plaza de San Pedro, unido al que hace esquina con la calle San Salvador, se pueda someter a un expediente de sustitución de propiedad, es decir una enajenación forzosa. El Ayuntamiento lo hizo con el suelo del solar conocido como Luces de Bohemia, en el Coso y de los mismos propietarios.

Etiquetas
Comentarios