Huesca

vigilancia en las estaciones 

La Policía puso 12 denuncias por posesión o consumo de drogas en las pistas de esquí

Advierte de que estas conductas implican un riesgo potencial "de provocar accidentes que podrían involucrar a terceros"

La Policía lleva tres años realizando controles en las pistas.
La Policía lleva tres años realizando controles en las pistas.
Gobierno de Aragón

Las estaciones de esquí no están exentas del consumo de drogas. Lo demuestra la campaña de vigilancia realizada por la Unidad de Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Autónoma de Aragón (UPA), que ha constatado que algunos usuarios se encontraban bajo la influencia de sustancias estupefacientes. Y advierte de que se trata de "conductas de las que se deriva el riesgo potencial de provocar accidentes que podrían involucrar a terceros", lo mismo que ocurre cuando se conduce un coche.

La UPA realizó durante la temporada de esquí 2018-2019 un total de 58 inspecciones en todas las estaciones aragonesas, tanto del Pirineo oscense como de Teruel, según ha informado este lunes el Gobierno de Aragón, para dar continuidad a la campaña de vigilancia en el ámbito del turismo activo iniciada en 2016, con el fin de reforzar la seguridad de los ciudadanos que acuden a las estaciones.

En el lado positivo cabe destacar que por segundo año consecutivo no se detectaron casos de intrusismo profesional de monitores, frente a los 10 registrados en la temporada 2016-2017. Sin embargo, sí hubo 12 actas de denuncia a usuarios por consumir o llevar estupefacientes en las pistas. El primer año se levantaron cinco actas por consumo de estupefacientes, lo que parece indicar que el fenómeno va a más, si bien es cierto que también se ha aumentado el número de días con presencia de agentes en las pistas.

Las labores prioritarias de los policías han consistido en verificar que los monitores que imparten clases de esquí alpino y snowboard disponen de las titulaciones adecuadas; comprobar si se encuentran registrados como empresas de turismo activo cumpliendo todos los requisitos necesarios; o informar y atender a los usuarios y a las propias estaciones en cualquier duda o problema que pudiera surgir. El intrusismo profesional, como aclara la UPA, "va más allá de un problema de competencia desleal, ya que en casos de accidentes se incurriría en otras responsabilidades".

Etiquetas
Comentarios