Huesca

comarca del bajo cinca

Fraga da continuidad al proyecto de mediadoras para mejorar la convivencia

Dos personas recorren la localidad para resolver pequeños conflictos relacionados con el incumplimiento de ordenanzas municipales.

Judith Cortiella y Yennifer Real empezaron su labor de mediadoras en diciembre de 2018.
Judith Cortiella y Yennifer Real empezaron su labor de mediadoras en diciembre de 2018.
Patricia Puértolas

Disuadir del consumo de alcohol en la calle o de ensuciar la vía pública, mediar en comunidades de vecinos que se turnan para limpiar zonas comunes o aclarar dónde se puede tender la ropa y dónde no son algunos de los conflictos menores a los que se enfrentan día a día las dos agentes de la convivencia de Fraga.

Estas mediadoras son quienes materializan el proyecto de convivencia que el Ayuntamiento impulsa desde finales de 2018 para procurar el cumplimiento de las ordenanzas municipales.

Desarrollado por la Fundación Cruz Blanca, la segunda fase del proyecto, para el que se aportó una inversión inicial de 7.000 euros que permitió contratar a las mediadoras, acaba de comenzar. Tal y como se indicó desde el Ayuntamiento cuando arrancó esta iniciativa, la intención era darle continuidad en el tiempo.

Así, desde hace casi seis meses, las dos mediadoras, Judith Cortiella y Yennifer Real, pasean por las principales calles y parques de Fraga para intervenir en posibles conflictos.

Entre otras labores, corrigen malas prácticas, fomentan la integración y tratan de mejorar las relaciones entre vecinos. Trabajan en estrecha colaboración con la Policía Local, con cuyos agentes se planifican reuniones quincenales, como seguimiento del proyecto.

La segunda fase se inicia ahora, no en un momento cualquiera del año, sino justo cuando comienza la campaña agrícola que lleva hasta Fraga a numerosa población de varias nacionalidades. Favorecer la convivencia y la integración de todas estas personas es uno de los retos del proyecto.

Lo que comenzó siendo un programa piloto en diciembre de 2018, se consolida ahora como un proyecto de integración que se ha puesto en manos de una entidad social experta en ello. La Fundación Cruz Blanca cuenta con once delegaciones en toda España, además de su sede central, en Madrid. Nace en 2004, en el seno de la Iglesia, con el objetivo de atender a los colectivos más vulnerables.

Etiquetas
Comentarios