Huesca

huesca provincia

Los ganaderos del valle de Hecho son reticentes a soltar a sus rebaños en el monte por la presencia del oso Neré

Convocados por UAGA, mostraron su enfado, preocupación e incertidumbre ante la próxima suelta de la ganadería extensiva en este territorio, ya que no saben dónde se encuentra el plantígrado.

Unos 70 ganaderos se reunieron en Hecho para tratar el problema del oso.
Unos 70 ganaderos se reunieron en Hecho para tratar el problema del oso.
Heraldo.es

Unos 70 ganaderos se reunieron en Hecho el viernes ante el descontento y abandono que sienten por la situación que se vive en este valle con el tema del oso, sin apenas información y todavía sin cobrar ayudas por los ataques. Convocados por UAGA, mostraron su enfado, preocupación e incertidumbre ante la próxima suelta de la ganadería extensiva en este territorio, ya que no saben dónde se encuentra el plantígrado.

Dejaron claro además que no quieren ni osos ni lobos ni dinero procedente de ayudas. Únicamente quieren poder seguir desempeñando su trabajo con normalidad en un territorio que siempre se ha caracterizado por la ganadería extensiva, con cerca de 50 explotaciones ganaderas y familias que viven de esto. Y es que consideran que el oso no es compatible con la actividad de este valle y es un elemento que beneficia a la despoblación. Por lo tanto, el rechazo de los habitantes del valle de Hecho es importante y en la reunión se habló de celebrar un acto reivindicativo en la Feria Expoforga, todavía sin concretar.

Los ganaderos de la zona se sienten desprotegidos e indefensos, tal y como asegura Joaquín Solanilla, secretario provincial de UAGA y responsable de la ganadería extensiva. “El oso ha estado hibernando en Oza y no les han comunicado en ningún momento que estaba ahí, desde la administración no se transmite nada de información y esa es la queja principal”.

Lo mínimo que piden es “saber en qué situación se encuentran, para poder tomar algún tipo de determinación”. En esta época, el ganado ya debería estar suelto, pero con la presencia del oso en el valle de Hecho, los ganaderos no se atreven a soltar a los animales, y tenerlos encerrados, supone un sobrecoste económico.

Respecto a las indemnizaciones, no quieren acogerse a ninguna ayuda, pero cuando se produzca un ataque, piden que se recompense en tiempo y forma. Consideran que los pagos deben corresponder a la gente que sufre un ataque, pero no solo se deben pagar los animales muertos como hasta ahora, “debe haber un recuento y seguimiento porque no solo se produce la afección del momento, hay efectos secundarios posteriores”, añade Solanilla.

También critican que los pagos de las indemnizaciones se alargan demasiado en el tiempo. “Los ataques de noviembre todavía no se han cobrado”, asegura. “Es la vida de la gente, que es la que habita este territorio, eso es lo que les duele”. En este sentido subrayaron que las ayudas del Gobierno de Aragón “no son factibles”, porque no ayudan a los ganaderos que sufren el ataque.

Por todo ello, y sobre todo por la falta de información, “los ganaderos están muy enfadados”. A día de hoy no saben dónde se encuentra el oso, que se supone que es Neré. Las últimas huellas se encontraron hace una semana en un monte del despoblado de Catarecha, cerca de Urdués, en el valle de Hecho.

Ante esta situación se acordó realizar un acto reivindicativo en la Feria Expoforga, que se celebrará los días 1 y 2 de junio en Puente La Reina, pero que aún está sin concretar y desde UAGA se organizará otra jornada, “porque la gente está muy enfadada por el ocultismo con el que hacen las cosas”.

La primera vez que se localizaron huellas de oso, fue el pasado 6 de abril y fue en una pista de Hecho. Pocas horas después, atacó a un rebaño de cabras muy cerca de Embún, dejando un saldo final de cinco animales muertos y otros diez desaparecidos.

Una semana después, el 13 de abril, volvió a atacar, en aquella ocasión a un rebaño de ovejas a unos dos kilómetros de Aragüés del Puerto. El resultado fue de una oveja herida y otra desparecida.

Etiquetas
Comentarios