Huesca

carreras por montaña

Un trail para potenciar Caldearenas

La tercera edición del Traschinepro se celebrará el próximo domingo 12 de mayo con un premio en metálico para quien establezca el récord absoluto.

Participantes en una de las anteriores ediciones de esta competición.
Participantes en una de las anteriores ediciones de esta competición.
Heraldo.es

El próximo domingo 12 de mayo se celebra la tercera edición de un trail singular, el Traschinepro Trail. Acostado en la cara norte del puerto de Monrepós, al sur de la comarca del Alto Gállego y en el límite con la de la Jacetania aparece un amplio término municipal que tiene en Caldearenas el bastión administrativo de un territorio de media montaña, con pequeños pueblos donde es difícil encontrar una casa que no sea señorial, cosidos por una de esas carreteras que merecen la pena degustar a baja velocidad si vas en coche o en moto y por las que el pedaleo te hace amar el ciclismo. Fuera de sus pueblos, de ese circuito de asfalto que te lleva a Sabiñánigo o a Jaca, hay un sinfín de sendas, de viejos caminos cargados de historia donde tan solo faltaba por hacer realidad la aspiración de organizar una carrera por montaña sin más ambición que la de poner en valor un espacio singular.

Sobre uno de ellos, el pasado año surgió el Traschinepro Trail que pivota sobre Caldearenas. La primera edición fue Javierrelatre el cuartel general de la carrera. Se cambió el recorrido para meter más senda, más desnivel, para aprovechar el territorio y sus impresionantes vistas al valle de Rasal, a la cola del embalse de Arguis, al Pirineo, al pico Peiró y trazar por allí una carrera cargada de historia ya que uno de sus tramos discurre por la antigua carretera que conectaba con Huesca capital.

Y es que este es precisamente uno de los objetivos del Traschinepro, que cobra una dimensión diferente a otras carreras. El Ayuntamiento de Caldearenas moldeó la idea. “Una carrera sí, pero que la gente venga más que ese fin de semana es el objetivo y poco a poco lo vamos consiguiendo. Muchas personas nos están descubriendo y eso es importante, que tengamos vida más allá del fin de semana de la carrera ”, dice el alcalde Primitivo Grasa. Conscientes de su potencial, cansados de ser el punto kilométrico donde suceden accidentes de tráfico por aquello del puerto del Monrepós, de ser protagonista por algún achaque del Canfranero y de ver cómo los coches cargados de turistas se dirigen al Pirineo optaron por organizar este trail.

Y lo reventaron. En un calendario saturado de pruebas apareció, primero Javierrelatre y luego Caldearenas como algo distinto. La primera idea era la de tratar a los corredores por igual. Fuera el primero o fuera el último. Gloria para todos, aunque en el podio solo los mejores. Se pensó en los acompañantes desde la primera vez y por eso el 12 de mayo volverá a ver excursiones turísticas, juegos para niños y una comida –una espectacular caldereta- que borra el cansancio del corredor y mete alegría en los acompañantes.

La segunda edición fue incluida en el calendario competitivo de las carreras por montaña del Alto Gállego. Y la tercera edición, también tiene protagonismo en ese circuito. El campeón del mundo de trail, Luis Alberto Hernando, anima a participar en ella en un vídeo, así como Ramón Ferrer (Monrasín) la ha elogiado en su blog. Los dos le dan un importante respaldo a una carrera que discurre por un trazado de 21 kilómetros y poco más de 1.000 metros de desnivel.

El trail de 21 kilómetros tiene este año el aliciente de que quien establezca un nuevo récord absoluto será premiado en metálico. La marca está en 1:53.55 de Toño Algueta en un podio que lo cerraron Kiko Navarro y Juan Carlos Apilluelo. El de chicas, también fue sobresaliente con Yolanda Martín (2:18.29), Marta Vidal y Mika Pircin. Básicamente, el trazado consiste en una ascensión por el barranco Malacolla que conecta con la Senda de Izarbe, un cresteo por el espectacular cordal del Presín y un descenso dejando por su margen izquierda la cascada de Estozagabachos y la coqueta ermita de la Virgen de las Nieves hasta regresar a Calderenas.

De forma paralela hay una andada y una carrera de 10 kilómetros que transcurre por la Senda de Izarbe y que tiene en el paso del río Gállego uno de sus puntos más emocionantes… si el caudal es como el del año pasado. Una plancha de cemento a lo largo del ancho del río da seguridad en el paso y mirar a la izquierda es ver de frente toda la avenida. Impresiona. La organización asegura el paso con cuerdas y hay voluntarios apostados en los puntos estratégicos para garantizar la seguridad como en todo trail donde el deporte es una fiesta.

Etiquetas
Comentarios