Huesca

Huesca provincia

Se derrumba una casa deshabitada en Barbastro sin causar víctimas, aunque aplasta tres coches

La vivienda, sita en el principal acceso a la ciudad, se desplomó por el colapso de su estructura tras las últimas lluvias.

Una casa deshabitada se desplomó este martes en la avenida del Ejército Español, la principal entrada a Barbastro, durante una tormenta caída por la tarde sin causar heridos por fortuna, aunque tres vehículos estacionados en la zona sí quedaron aplastados. La vivienda, en el número 15, se ubicaba junto a un solar y otra casa, también deshabitada y que en principio no ha sufrido daños estructurales.

El derrumbe afectó a la conocida como Casa Solano, de dos plantas más bajo, antigua sede de la empresa de autocares Solano, ya extinta. Desde hace diez años estaba deshabitada pero era frecuentada por inmigrantes que la ocupaban puntualmente. Por tal motivo, los propietarios habían vallado y tapiado todos los accesos al inmueble. Además hace 6 meses habían apuntalado la casa, dado su estado de deterioro.

La noticia sorprendió a muchos barbastrenses que se encontraban disfrutando de un día de fiesta. La incesante lluvia caída vació las calles, lo que propició que ningún peatón transitara al lado de la casa en el momento del desplome. Este se produjo en torno a las 19.00. Coincidió con el estruendo de un rayo, por lo que en un principio fue la explicación que corrió en boca de los vecinos que en masa se agolparon en torno a la arteria para presenciar las labores de Bomberos, Policía Local y Guardia Civil. También se desplazó una ambulancia del 061 aunque no fue necesaria su intervención ya no hubo víctimas.

Derrumbe de un edificio en Barbastro

Según informaron el alcalde, Antonio Cosculluela, y el concejal de Urbanismo, Iván Carpi, que siguieron el desarrollo de las tareas de retirada de vehículos y escombros, la casa se desplomó debido al colapso de su estructura. Según las primeras hipótesis, uno de los pilares del lateral que da a un solar cedió. Las lluvias caídas estos últimos días pudieron contribuir a facilitar el desplome.

En el Ayuntamiento no había expediente de ruina pero los dueños sí pretendían derruirla, como manifestaba este martes Pedro Pablo Solano. De hecho ya habían pedido un presupuesto a una constructora para proceder al derribo. “La habíamos apuntalado y vallado puertas y ventanas. Ahora será cosa del seguro”, dijo.

El derrumbe provocó el corte de esta avenida, travesía de la N-240, mientras se despejó la zona. Unas tareas que duraron hasta la noche. El tráfico se desvió por las calles aledañas y el servicio regular de autobuses no pudo acudir a la estación, sita a escasos metros de la vivienda. Y se volvió a abrir sobre las 23.00.

La grúa tuvo que retirar tres de los cuatro vehículos estacionados sepultados por ladrillos y cascotes (uno de ellos solo tenía daños menores) y los trasladó al depósito municipal. Una pala excavadora y otra apiladora de la empresa Gistau amontonaron todos los escombros en el solar anexo. La zona quedó precitada y vallada. Pero antes, un perro de la unidad canina de los bomberos de la Ribagorza rastreó los escombros en busca de posibles víctimas.

El incidente quedó en un tremendo susto pero pudo haber tenido un desenlace trágico de haber afectado a peatones o conductores. Uno de ellos pasaba justo cuando se desplomó la casa y el polvo cubrió su vehículo.

“Podría haber estado dentro”

También tuvo suerte Marta Salinas, la propietaria de otro de los coches estacionados y aplastados por los cascotes, ya que regresaba en autobús de un viaje a Barcelona con su hija y su madre y se disponía a coger el vehículo para ir a su hogar. “Nada más bajar del autobús me he encontrado con esto. Ha sido diez minutos antes. Nos podría haber cogido dentro, menudo susto”, reconocía.

Etiquetas
Comentarios