Huesca

huesca

Los comerciantes reclaman una ordenanza que obligue a tener limpios los locales vacíos

La Asociación de Comercio de Huesca solicita una normativa que frene el abandono de estos espacios en el centro urbano.

Uno de los locales comerciales cerrados en el Coso de Huesca, la calle principal de la ciudad.
Uno de los locales comerciales cerrados en el Coso de Huesca, la calle principal de la ciudad.
Rafael Gobantes

‘Los propietarios de los edificios, fincas, viviendas y establecimientos están obligados a mantener limpias las fachadas, los rótulos de numeración de las calles, las medianeras descubiertas, las entradas, las escaleras de acceso y, en general, todas las partes de los inmuebles que sean visibles desde la vía pública’. Lo dice una de las ordenanzas del Ayuntamiento de Valencia y la Asociación del Comercio de Huesca así lo ha solicitado a los responsables municipales de la capital oscense. "Puede haber locales vacíos pero no por ello tienen que estar abandonados", señala la presidenta de los empresarios del sector, Isabel Claver.

Los comerciantes ha pedido al Ayuntamiento de Huesca la redacción de una ordenanza que obligue a los propietarios de los locales cerrados a mantenerlos cuidados no solo por estética sino también por seguridad. El responsable del área de Comercio, Fernando Gállego, comenta que no fácil pero no descarta la propuesta, que ya recogen otras normativas municipales.

En la ciudad, de hecho, existe esta misma obligación para los dueños de los solares aunque en muchos casos es el Ayuntamiento el que tiene que encargarse de ello de forma subsidiaria. La solicitud que la Asociación realizó hace tiempo para mantener en condiciones estos suelos en el centro de la ciudad se extiende ahora a los locales, especialmente a los que presentan un estado de deterioro que puede repercutir negativamente en el mantenimiento de los comercios abiertos junto a ellos de varias maneras.

Mientras se redacta, o no, la ordenanza, los comerciantes plantean una intervención que, a modo de proyecto piloto, mostraría una cara más amable de la calle principal de la ciudad, el Coso, donde el 20% de los locales están cerrados. Algunos incluso, ya ni tienen el letrero de ‘Se alquila’. "Todavía tenemos que concretarlo, pero pensamos en una acción artística o cultural que muestre cómo se puede dar vida a un espacio vacío, convertirlo en algo bonito", señala Claver.

Hace dos años, los comerciantes de la calle Ramiro el Monje (La Correría), se escotaron para decorar la valla que desde hace 17 años rodea la esquina de esta vía con el Coso Bajo. Un grafitero llenó de color la cerca metálica para asombro de vecinos y turistas, que suelen elegirla como fondo de sus fotos. Pero actuar en un local es más difícil. Primero es necesario obtener el permiso de su propietario y, además, no se trata de llevar a cabo un adecentamiento que debe costear el dueño. "Queremos concienciarlos, con un ejemplo, de que mientras vuelve a ocuparse, un local puede también ser atractivo".

Esta es una de las propuestas que la Asociación del Comercio llevó al último Consejo Sectorial como una de las líneas del convenio que cada año se firma con el Ayuntamiento. Está dotado con 52.000 euros, que suponen el 80% del presupuesto anual de esta agrupación empresarial. En concreto, se incluye en el eje de Urbanismo comercial.

También la hostelería

Aunque la propuesta es novedosa, los comerciantes no son los únicos que se la plantean. El presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Carmelo Bosque, también es partidario de llevar a cabo alguna ‘performance’ que tenga como escenario los locales del Coso. "No estaría mal adornar o iluminar con velas y con faroles un tramo para que determinados días se anime a los oscenses a pasear por aquí, invitándoles a una tapa", apunta.

La portavoz del gremio de comerciantes entiende que con la unión de ambas asociaciones la idea cobraría una mayor dimensión y tendría más incidencia.

De momento, no hay fecha para ponerla en marcha, pero no estaría de más aprovechar lo poco que todavía queda de temporada de fútbol en Primera División para coincidir con la visita de las aficiones que vienen ala ciudad para animar a sus equipos cuando juegan contra la SD Huesca.

Según Claver, la repercusión de este ascenso es difícil de medir aún, "pero a nivel económico es una punta de lanza para la ciudad". Por lo demás, el comercio oscense sigue inmerso "en un proceso de grandes cambios para el que es difícil encontrar un camino que garantice el éxito", añade.

Etiquetas
Comentarios