Despliega el menú
Huesca

aragón, pueblo a pueblo

Albero Bajo despierta como pueblo dormitorio

El título se lleva con mucha dignidad en el pueblo, ya que refleja una realidad que no ha supuesto un choque con los habitantes de siempre; reina la armonía y la búsqueda del bien común.

El efecto de la ‘ciudad dormitorio’ no alude al tamaño del término; en España se acuñó por las localidades cercanas a Madrid, pero Huesca también tiene las suyas en forma de pueblos; uno de ellos es Albero Bajo, y a mucha honra. No pierde su personalidad y ha vivido la llegada de nuevos vecinos atraídos por la tranquilidad del pueblo, los precios de las viviendas y la cercanía a la ciudad, lugar de trabajo de la mayoría de estos nuevos pobladores.

Javier López no es nuevo en la plaza. Este agricultor es hijo de Albero Bajo y lleva 8 años de alcalde; ya estuvo 12 como concejal. "El pueblo es tranquilo, desde luego, pero lo que más engancha de aquí es el carácter de quienes vivimos en este pueblo. Nos preocupamos por el bienestar de todos. Cuando se hizo la carretera nueva quedamos a 14 kilómetros de Huesca; eso ha hecho que ya sean más los que han venido a vivir y trabajan allá que los que somos del pueblo desde siempre. El pueblo pertenece a Los Monegros, es el primero de la comarca por este lado, y nuestros niños pertenecerían teóricamente a Grañén en cuanto a la escolarización, pero como hay tanta gente trabajando en Huesca, los llevan allá por aquello de la conveniencia y conciliación familiar".

Javier explica que la ganadería ovina se ha perdido en Albero Bajo, aunque sí hay granjas de cerdos y alguna explotación de terneros. "En los cultivos hay que destacar sobre todo el cereal, cebada y trigo, además de maíz y alfalfa; la alfalfa, de hecho, es lo más importante. Pertenecemos a la cooperativa de Grañén, que está apenas a 9 kilómetros. Con el Canal del Cinca y la concentración parcelaria, el agro se salvó un poco; nuestras medias eran bajas y los beneficios, minúsculos. Aun así, mucha gente se había marchado ya a Barcelona y Zaragoza, además de Huesca. Las casas del centro del pueblo se están llenando, y eso es bueno para el pueblo".

Diego López lleva ocho años como alguacil del pueblo: vino de Huesca. Lo primero que hace, de manera natural, es ratificar una frase de su alcalde. "La gente es lo mejor de este pueblo: cuando llegamos enseguida nos hicieron formar parte de Albero. Yo era carpintero de aluminio; buscaba más calma para vivir y aquí encontré un buen lugar, con buenas condiciones económicas, a 10 minutos de Huesca para los servicios... vivir aquí es una gozada. Además, como cosa curiosa, los riegos por aspersión crean un microclima que matiza los calores en verano".

En el centro de Albero Bajo destaca la figura del castillo-palacio de los Sé y Castro. Actualmente, la edificación pertenece a un vecino del pueblo; de los años 30 del siglo pasado había un patio común y viviendas a los dos lados, hasta seis familias arrendadas a la vez. Está sobre roca y en la base hay galerías y pequeños silos. Hoy en día es una nave agrícola.

En cuanto a restauración, se cuenta con un bar municipal, La Casa del Cura, que se abre a diario, con el consultorio médico contiguo y la sala de internet. Hay otro de administración privada, el Club Josefo, que tiene historia. José Luis Alcazo ‘Josefo’ era un chaval del pueblo que fue asesinado en el parque del Retiro de Madrid; el próximo mes de septiembre hará 40 años del suceso. Acababa de terminar los estudios y fue a buscar el diploma a Madrid tras disfrutar de las fiestas de su pueblo, pero encontró la muerte. Sus asesinos fueron un grupo de jóvenes de extrema derecha, en su mayoría hijos de destacados militares del régimen franquista. El padre de Josefo tenía el terreno donde estaba el bar y había planeado con su hijo poner el bar a su retorno".

Las fiestas y los bares

Las fiestas ‘pequeñas’ son el 9 de mayo en honor a San Gregorio; se va a la ermita de Piracés junto a otros seis pueblos, una costumbre que se perdió durante mucho tiempo y se ha recuperado en la última década. "La Virgen de la Rosa se celebra el primer fin de semana de septiembre; son fiestas muy familiares, los del pueblo, amigos y familiares. También hacemos hogueras en San Fabián, fiesta de las mujeres en Santa Águeda y carnaval, que ha cogido mucho vuelo estos últimos años. En verano, la piscina nos da mucha vida aunque no sean precisamente rentables".

En datos

Comarca: Los Monegros.

Población: 141.

Distancia a Huesca, su capital de provincia: 14 km.

Los imprescindibles

El castillo

La fortificación fue construida sobre una elevación de arenisca: su planta es rectangular, de unos 26 por 16 metros de lado. Del castillo solo se conserva el lienzo oeste, con el arranque de una torre en la esquina sur y dos lados de otra al norte.

La flora y los caminos

Las especies habituales en la zona son la encina, la coscoja, la sabina, la retama, el tomillo, la aliaga, el esparto y la lavanda (foto). En la ribera del río Flumen abundan los chopos, y hay abundantes caminos de BTT a los pueblos cercanos.

Servicios médicos

El médico y el farmacéutico visitan Albero Bajo dos días a la semana; hay también un día de ATS. Fuera de horarios y dentro del programa Huesca Rural, se tiene al hospital San Jorge como referencia, gracias al pacto comarcal.

Etiquetas
Comentarios