Huesca

sanidad

Elaborado el mapa de riesgos de agresión en los Centros de Salud y Hospitales de Huesca y creada la figura de los interlocutores policiales sanitarios

Aumentan las denuncias por amenazas, coacciones o lesiones al colectivo médico según la subdelegada del Gobierno en Huesca, Isabel Blasco.

HospitalBarbastro
La subdelegada con responsables de los cuerpos de seguridad del Estado y responsables médicos.
José Luis Pano

La Subdelegada del Gobierno de España en Huesca, Isabel Blasco, ha afirmado este mediodía en el Hospital de Barbastro que ya está elaborado el mapa de riesgos de agresión en los Centros de Salud y Hospitales de la provincia de Huesca, donde también ha sido creada la figura de los interlocutores policiales sanitarios y nombrados a los responsables de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, que trabajarán en esta responsabilidad para tratar de reducir las amenazas, coacciones o lesiones de las que son objeto los profesionales de la salud.

Este anuncio lo ha hecho en unas jornadas de sensibilización que han tenido lugar en el centro sanitario barbastrense coincidiendo con el Día Nacional contra las agresiones al personal Sanitario y en las que ha participado el Fiscal jefe de la Audiencia de Huesca, responsables de Guardia Civil y Policía Nacional, la directora provincial de Salud, el presidente del Colegio Médico de la provincia, un vocal del Colegio de Enfermería, así como el gerente del sector y la directora del Hospital entre otros cuadros médicos.

La Subdelegada del Gobierno en Huesca ha indicado que la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad sobre medidas policiales –la figura del mediador policial con los sanitarios- está ayudando a los profesionales a tomar la decisión de denunciar con un buen “cauce de apoyo”, a formarse en la prevención y en concienciar a los pacientes de que la violencia no es la solución.

La citada instrucción de la Secretaría de Estado de Seguridad señala uno de los ejes fundamentales de actuación para la seguridad de las personas, en su doble vertiente de reducción de los índices de criminalidad y de mejora de los niveles de protección de las víctimas.

Por su parte, los interlocutores sanitarios de las Policía Nacional y de la Guardia Civil, que han participado en esta jornada, han avanzado en los protocolos de prevención de las agresiones que sufren los profesionales de la Salud.

Aumento de las agresiones

En los últimos años se ha incrementado significativamente el número de actos violentos dirigidos contra profesionales de la salud, según los datos del Observatorio Nacional de Agresiones a Médicos de la Organización Médica Colegial. Estos sucesos se concentran tanto en el sector de la Atención Primaria como Hospitalaria y consisten fundamentalmente en los tipos penales de lesiones, amenazas, coacciones o injurias, constatándose este incremento también por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).

También los servicios de Prevención de Riesgos Laborales del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón han informado de este incremento, dado que durante 2018 registraron un total de 253 agresiones a personal sanitario en la Comunidad, frente a las 175 que se notificaron en 2017. El 69 % de ellas fueron verbales y el 67 % se registró en los centros hospitalarios. En la provincia de Huesca, se contabilizaron 35 denuncias; 23 en el sector de Huesca, 12 en el de Barbastro.

“Esta tendencia en alza está afectando al bienestar y seguridad de los profesionales de la Salud y además puede repercutir negativamente en la calidad de la asistencia que prestan al conjunto de la Sociedad”, ha indicado la Subdelegada, quien ha expresado la importancia de notificar y denunciar estos hechos.

La instrucción contempla la relación frecuente y cercana entre las FCSE y los responsables de los centros sanitarios nombrados a tal efecto, llevándose a cabo a través de la figura del “Interlocutor policial Sanitario”, fomentando el establecimiento de contactos periódicos para atender las dificultades de cada zona concreta”.

Policía Nacional y Guardia Civil

En la provincia de Huesca, los interlocutores policiales sanitarios que también han participado en la jornada son, por parte de la Guardia Civil, el Comandante Pedro Fernández, y por parte de la Policía Nacional, Emilio Latorre, cada uno de ellos en sus respectivas competencias.

Las medidas tomadas, con la creación del mapa de riesgo, son imprescindibles también para poder concretar el grado o nivel de riesgo de que se produzca una agresión contra un profesional sanitario, así como para determinar las medidas policiales de prevención y protección que deben ser adoptadas.

Los interlocutores policiales territoriales sanitarios son expertos designados por las diferentes unidades de las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil, y ellos coordinan, desarrollan y ejecutan las actuaciones relacionadas con manifestaciones de violencia o intimidación al personal sanitario.

La Subdelegación del Gobierno en Huesca ha organizado estas jornadas, en colaboración con el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón (dirección provincial de Sanidad en Huesca), el SALUD (Gerencia del sector Barbastro) y los Colegios de Médicos y Enfermería de Huesca

A nivel territorial se está llevando a cabo un seguimiento permanente de la ejecución y resultados del citado protocolo, que este jueves ha sido analizado en Barbastro por los expertos en la materia.

A raíz de este estudio se plantean adoptar medidas como la de colocar seguridad privada en algunos centros sanitarios, sobre todo en aquellos donde existe más riesgo, como los puntos de atención continuada de la provincia, apartados del casco urbano “donde puede haber una mujer sola toda la noche con la obligación de abrir la puerta”, ha indicado el presidente del Colegio de Médicos, el doctor Borrel. “Habrá que evaluar cada centro de salud y actuar con medidas individualidades, aunque habrá que tener claro que la erradicación de la violencia no está en nuestra manos”, ha matizado.

El presidente del Colegio de Médicos ha indicado que estas agresiones son “el reflejo de la existencia de la violencia en la sociedad en la que vivimos” y ha animado a denunciar todos estos casos “porque hay más agresiones de las que se denuncian por miedo”, ha señalado el presidente José María Borrel. “Hay que denunciarlo como forma de frenar esta violencia siendo conscientes de que un pequeño caso de estas amenazas llegan a los tribunales porque en la mayoría de los casos llegan recomendaciones por parte del sistema público de salud y con eso algo se frena”, ha afirmado.

Etiquetas
Comentarios