Despliega el menú
Huesca

huesca

Guiños en el carnaval de Huesca a los cumpleaños de Ordesa y de la llegada a la Luna

El desfile de la capital fue un derroche de imaginación de récord con 4.000 inscritos. Fraga y Sariñena también disfrutaron de animadas cabalgatas.

La ciudad de Huesca vivió este sábado un delirio festivo por partida doble. Uno, cerca del cerro de El Alcoraz, donde un gol de Chimy Ávila en el minuto 96 desató la locura entre los aficionados de la SD Huesca y da alas al sueño de la salvación. Y otro a la misma hora y que también fue inolvidable para muchos, la cabalgata de Carnaval, que batió todos los récords de participación e imaginación con una treintena de grupos y casi 4.000 inscritos.

Un desfile con guiños a los aniversarios de Ordesa y de la llegada del hombre a la Luna, pero también homenajes a Alicia en el País de las Maravillas, Robin Hood, los Vikingos, el Oeste americano o los coros de gospel.

Las asociaciones de madres y padres de los colegios volvieron a dejarse la piel para llenar las calles del centro de una serpiente multicolor. Fue el colofón a días intensos de preparativos que año a año va creciendo en ‘adeptos’ entre las familias. Y la prueba es que hubo varios centros que desfilaron con más de 200 personas.

Este ranquin lo encabezó el Pedro J. Rubio, donde niños y mayores salieron vestidos de las distintas emociones de ‘El monstruo de los colores’. "Pensamos en un disfraz que fuera sencillo para que la gente se animara y elegimos este tema porque lo tratan también en el colegio", explicó Paula Alves, representante de la Amypa, que inscribió a un total de 618 participantes "aunque no sé si al final la coincidencia con el partido de la SD Huesca nos habrá restado algo", reconoció.

Las demás también echaron el resto aportando color y humor con disfraces de Nutella para ‘empezar el día con alegría’ (Pío XII), instrumentos musicales (El Parque), Principitos (Sancho Ramírez),  Oompa Loompas (San Vicente), pequeños cocineros franceses (Pirineos-Prénées), tribus africanas (Santa Ana), tarjetas de Monopoly (Juan XXIII), las meninas de Velázquez (San Viator), juegos bajo la lluvia (Salesianos) y medusas (Santa Rosa).

"Preparar los disfraces ya ha sido una fiesta"

La Coordinadora de Asociaciones de Discapacitados encabezó la cabalgata con su particular homenaje al centenario de Ordesa y Monte Perdido haciendo una representación del Parque Nacional a escala en una carroza y con disfraces de diferentes elementos del bosque como árboles de otoño y primavera, flores de nieve, búhos y ardillas. En total, desfilaron más de 150 personas entre usuarios, voluntarios, profesionales y familiares. "Prepararlo ha sido ya una fiesta para todos", subrayó Conrado Salinas.

Otra de las carrozas más llamativas fue la de las Ludotecas Municipales que, en colaboración con el Planetario de Aragón, recrearon la llegada del hombre a la Luna con astronautas del Apolo XII de la Nasa y selenitas. Y en la televisión pusieron la emblemática imagen del Viaje a la Luna de Georges Méliès.

Delante de la batucada iban un grupo de cinco amigos disfrazados de personajes de la película ‘Coco’. Tres de ellos son de Huesca y otros dos de Madrid, que confesaron estar ya enamorados de la fiesta oscense. "Llevamos ya cinco o seis años viviendo, desde que les conocimos, porque nos parecen unos carnavales geniales", señaló Lucía Ortega.

Por la mañana, los oscenses ya disfrutaron de un primer aperitivo del Carnaval con una fiesta infantil multitudinaria en la plaza de Luis López Allué, donde la Escuela de Música Moderna Mumo hizo un recorrido por la historia del rock que hizo cantar, bailar, reír y saltar a princesas, superhéroes y bailaoras flamencas.

En otras localidades de la provincia también se vivió con intensidad el Carnaval. Fraga coronó a sus reyes tras un colorido y animado pasacalles, en el que cada comparsa desbordó alegría e imaginación. En categoría infantil, los ganadores fueron el grupo de los pavos reales y en adultos, Alicia en el País de las Maravillas. Las celebraciones finalizarán el próximo miércoles con la quema de los populares Ninots, Casimiro y Casimira. El acto incluirá reparto de chocolate y sardinas.

También en Sariñena, los más pequeños abrieron un gran desfile donde, agrupados por cursos, cada quinta lució un disfraz temático. Hubo policías, unicornios, mexicanos, profesores chiflados, piratas o criaturas mágicas. El pasacalles contó con un grupo de animación y la charanga El Sexofón. Después, fue el turno de jóvenes y adultos.

Etiquetas
Comentarios