Huesca

una reintroducción polémica

La osa francesa que prefirió Aragón para hibernar

El Gobierno aragonés vuelve a quejarse a Francia por la suelta de osos en territorios que lindan con la Comunidad Autónoma

Una de las dos osas que soltó Francia
FIEP

En España se hiberna mejor. Es lo que ha debido pensar una de las dos osas liberadas por Francia el pasado mes de octubre en el valle de Aspe, ya que ha decidido pasar el invierno en territorio aragonés. Se veía venir. Poco tiempo después de la suelta, decidieron explorar el territorio pirenaico cerca de la frontera española e hicieron incursiones en Aragón y Navarra. De hecho, después de haber recorrido 500 kilómetros solo hay ataques confirmados en estos territorios. 

Este miércoles, representantes de Aragón y de Francia han mantenido una reunión en Canfranc de carácter técnico para hablar de la gestión de los osos que, como ha dejado claro el Gobierno aragonés, fueron "reintroducidos de manera unilateral por Francia". En el encuentro han participado, por parte francesa, el subprefecto de Oloron y técnicos de la Organización de Protección de Caza y Bosques. Por parte de la DGA, el director del Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Huesca, José Miguel Malo, y el jefe de servicio de Biodiversidad, Manuel Alcántara.

Los franceses han confirmado que, efectivamente, una de las osas se encuentra hibernando en territorio aragonés y han reconocido que tienen problemas para comunicar en tiempo real la situación de los animales, pues aunque llevan GPS, la cobertura falla en numerosas ocasiones, indicaron fuentes del departamento de Desarrollo Rural. Además, han explicado que, por ahora, el plan previsto inicialmente para llevar a cabo una mayor reintroducción de ejemplares se encuentra paralizado.

La delegación aragonesa ha vuelto a trasladar "su completa oposición" a la liberación de ejemplares en el territorio colindante con la Comunidad Autónoma y ha puesto sobre la mesa la problemática que esta reintroducción ha supuesto en el territorio "y el clima de preocupación generado tanto en los municipios de la zona de los valles occidentales como en los ganaderos de extensivo". Los técnicos de la DGA han recordado que la situación del sector, sobre todo de ovino, es muy complicada por la poca rentabilidad y el envejecimiento de los ganaderos, "por lo que se percibe la presencia de los osos como una amenaza mas a un sector muy endeble".

Etiquetas
Comentarios