Despliega el menú
Huesca

huesca

Una excavación arqueológica desvela el pasado romano de Barbastro

Aparecen las estructuras más antiguas hasta ahora conocidas y la que podría ser la ciudad musulmana de la protocruzada de 1064.

La historia de Barbastro debe reescribirse y fechar la fundación de la capital del Somontano en época romana, como se especulaba sin evidencias arqueológicas, y no musulmana, como asegura la historiografía actual. El yacimiento excavado en el talud frontal al convento de Las Capuchinas, entre los barrios de Santa Bárbara y el Entremuro (el más antiguo de la ciudad) con motivo de la adecuación de la travesía a Salas, ha desvelado por primera vez restos de estructuras y vasijas romanas.

Los arqueólogos que desde finales de octubre llevan escavando en la zona no tienen dudas sobre su datación. Se trata de dos restos de muros sobre los que se levantó una casa árabe que se ha descubierto en muy buen estado de conservación. Además se han encontrado losas de arenisca romanas, con similitudes a las aparecidas en la catedral de Huesca, y cerámica también de este periodo. Todo este material ha visto la luz en la faja número 4, bajo el nivel inferior excavado de época musulmana.

Es probable que cuando los arqueólogos limpien en el laboratorio y clasifiquen el material descubran nuevos restos de cerámica romana.

Las excavaciones están llegando a su fase final. Apenas queda ya superficie para excavar dentro del yacimiento por lo que en breve se iniciarán los trabajos de urbanización de la travesía. Quedará esperar a conocer las conclusiones del informe que elaborarán los arqueólogos para Patrimonio.

Sobre el futuro de los restos encontrados, todo el yacimiento excavado, incluida la muralla musulmana y el convento de los trinitarios de San Cosme y San Damián, quedará preservado con una tela geotextil sobre la que se depositará arena, como es habitual en este tipo de yacimientos.

En estos momentos se está actuando sobre la necrópolis aparecida en el borde del talud donde han aparecido varios restos de enterramientos cristianos, con rosarios, asociados al convento de los Trinitarios de los siglos XVI–XVII.

También han aparecido varias monedas de diferentes épocas, entre ellas una musulmana, así como una lasca retocada de sílex de época prehistórica.

Las autoridades decidirán si en un futuro se sigue excavando o si estos restos son acondicionados como atractivo turístico, como reclaman todos los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Barbastro (PP, Ciudadanos, Cambiar y PAR) más Podemos que el pasado viernes demandó en Cortes de Aragón a la consejera Mayte Pérez la preservación de los restos.

Cabe apuntar que en 2006 las excavaciones realizadas en el barrio de San Juan sacaron a la luz la planta de una ermita medieval y un gran muro de época musulmana. En este yacimiento, dirigido por la arqueóloga Julia Justes, aparecieron restos de cerámica que los arqueólogos calificaron de “tardo-romana” y que ya hacían intuir la existencia en las proximidades del actual Barbastro de un asentamiento hispanorromano previo a la llegada de los musulmanes en el siglo IX, como afirmó su compañero José Ignacio Royo en un artículo publicado en la revista del Centro de Estudios del Somontano.

Asimismo cabe relacionar lo aparecido en el yacimiento de Santa Bárbara–Entremuro con la villa romana existente en la partida de Cillas, junto a la ermita del Socorro de Coscojuela de Fantova. Allí Ricardo del Arco descubrió en 1919 unas laudas sepulcrales paleocristianas decoradas con mosaicos que se exhibe en el Museo Provincial de Huesca. Esta villa fue poblada desde el siglo II hasta el V, según los fondos documentales del Gobierno de Aragón.

Los eruditos locales Gabriel de Sesé y Jorge Andreu ya hablaban en sus escritos del pasado romano de Barbastro y de que la antigua ciudad bordeaba el río Vero. Una hipótesis que hasta la fecha los historiadores contemporáneos no habían podido contrastar por falta de evidencias arqueológicas contundentes.

Lo hallado ahora apunta en esa dirección ya que sobre el silo construido en época franquista se intuyen restos de estructuras, que bien podrían ser musulmanas o romanas. De seguir excavando lo expertos consultados por este periódico indican que sería fácil encontrar edificaciones que llegarían hasta la ribera del Vero.

Además, la toponimia también habla del pasado romano de la ciudad, ya que el nombre de Barbastro deriva de la antigua Barbitania o Regio Barbitania, zona de asentamiento romano.

“Este yacimiento demostraría que los romanos han estado en Barbastro. Siempre se ha intentado encontrar vestigios que lo confirmarán pero nunca se había encontrado nada hasta ahora. No es un hallazgo casual, han salido varias cerámicas de 'terra sigillata' (material utilizado por los romanos), y sillares y en varios sitios y a nivel de los muros encontrados debajo de la vivienda musulmana. Esto obligaría a reescribir la historia”, afirma el arqueólogo Francisco Pérez que junto a su compañero Antonio Alagón, han dirigido la excavación.

En otro orden de cosas, los niveles excavados han deparado estructuras de la que podría ser el castillo y la primera zuda amurrallada fundada por Jalaf Ibn Rasid en el siglo IX, en el lugar más elevado de la ciudad, hoy barrio del Entremuro.

En los últimos años han aparecidos restos de esta muralla en distintas excavaciones acometidas en suelo municipal o privado.

Lo hallado en el talud frontal al convento de las Capuchinas podría ser parte del antiguo portón de Huesca, como sugiere Luis Montes, el presidente del Entremuro y autor de un libro sobre la historia del barrio.

En cambio el historiador local Juan José Nieto –que puso una denuncia por lo penal contra el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento para detener las obras y permitir seguir excavando en los restos de la muralla, declarados per se como BIC- sugiere que lo encontrado formaría parte de “la ciudad y la fortaleza musulmana de la primera cruzada o protocruzada de 1064”, promulgada por el papa Alejandro I y que propicio la conquista por los cristianos de la villa (un año después recuperada por los árabes). “Es algo muy importante para la historia de Barbastro y también de Europa”, señala Nieto.

Por su parte, el PP en el Ayuntamiento de Barbastro ha pedido una reunión extraordinaria de la junta de portavoces para que el equipo de Gobierno informe de los descubrimientos, avances, modificaciones y decisiones tomadas tanto por el equipo de Gobierno municipal como por el Gobierno de Aragón en relación a los restos arqueológicos.

El portavoz popular, Ángel Solana, ya defendió en su estreno esta legislatura como candidato, en sustitución del fallecido Antonio Torres, una propuesta para preservar los restos encontrados que se atribuyen a los restos del castillo de los Entenza y muralla musulmana, y por lo tanto constituiría por la legislación aragonesa un Bien de Interés Cultural. Solana también pidió en Cortes la modificación del proyecto de la travesía para preservar estos restos, algo que finalmente se ha tenido en cuenta por la dirección general de Obras Públicas.

Los populares criticaron en el último pleno de Barbastro la desinformación en torno a este yacimiento, y ahora la vuelven a denunciar a la vez que requieren la reunión urgente de la junta de portavoces. “Hemos comprobado cómo posteriormente han ido apareciendo restos de alguna vivienda del arrabal islámico del siglo XII y otros que podrían ser de la época romana o que la consejera de Educación en un pleno en las Cortes enseño unos planos del nuevo trazado planteado para la carretera. De todas estas novedades hemos tenido conocimiento por la prensa, sin que desde el equipo de Gobierno se nos dé ningún tipo de información, incumpliendo el compromiso del alcalde en el citado pleno y continuando con cierto oscurantismo en las decisiones que rodean al yacimiento”, sentencian en un escrito el portavoz Ángel Solana.

Etiquetas
Comentarios