Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Un mapa para reivindicar la vivienda digna

Cáritas Huesca ha repasado los barrios de la capital y varias poblaciones para poner de relieve el problema de las personas sin hogar

Luis Rodríguez, a la izquierda, y Kike Domínguez, técnicos de Cáritas.
Luis Rodríguez, a la izquierda, y Kike Domínguez, técnicos de Cáritas.
Miguel Barluenga

El artículo 47 de la Constitución se refiere al “derecho a disfrutar de una vivienda digna”. El texto choca con una realidad mucho más compleja y acuciante que tratan de combatir asociaciones como Cáritas Huesca, que este martes ha organizado una conferencia que, bajo el epígrafe ‘Con-moviéndonos para cambiar las cosas’, ha servido para reflexionar sobre la situación de las personas sin hogar. La ha pronunciado Kike Domínguez, técnico responsable del programa de Personas Sin Hogar y Vivienda de Cáritas Española. El 19% de la población aragonesa tiene dificultades para acceder a una vivienda digna.

Durante los últimos meses, agentes de Cáritas Huesca ha llevado a cabo diferentes iniciativas con algunos grupos de las personas a las que acompañan en sus programas y proyectos con el fin de sensibilizar y reflexionar sobre esta realidad. Este trabajo se ha estructurado en tres verbos: Ver, Juzgar y Actuar. En la primera fase de este recorrido ya han participado casi 170 personas, repartidas en 16 grupos, entre ellos un grupo de escolares del colegio Santa Ana.

Una de las iniciativas más destacadas, tanto por su forma como por los resultados obtenidos durante su realización, ha sido un mapeo de los diferentes barrios de Huesca y de otras localidades en los que existen viviendas sociales, ocupadas, en mal estado o puntos frecuentados por personas sin hogar. Luis Rodríguez, técnico del programa de Animación Comunitaria de Cáritas Huesca, ha explicado que este mapeo ha supuesto “un reto” para la asociación y que “creemos que podía ser una de las mejores formas de calibrar la situación de la vivienda y de las personas sin hogar”.

Ha contado con dos recorridos presenciales de observación directa por los barrios de la Catedral, Santo Domingo y el Perpetuo Socorro de Huesca y por las poblaciones de Ayerbe, Almudévar, Biscarrués, Tardienta y Grañén.

Así se han detectado casos de viviendas vacías, en malas condiciones, ocupadas de manera irregular, chabolas y a gente que vive en la calle. Todo ello lo han plasmado en un mapa de cada una de las zonas. Se trataba de “poner en común estas visiones entre todos”. La labor ha aglutinado a un centenar de personas para tener una imagen realista de lo que sucede.

Kike Domínguez, por su parte, ha tratado de interpelar a los asistentes a la conferencia sobre la responsabilidad ante las injusticias relacionadas con la vivienda y todas las personas que se ven afectadas. “Lo más importante que hay que subrayar es que la vivienda es un derecho vulnerado. Cientos de miles de personas siguen sufriendo una situación de gargarismo y de exclusión residencial”, ha valorado. Frente a estos problemas propone “tener conciencia de que la vivienda es un derecho, no un bien que tenemos que merecer. Dejar de entenderla como un bien de intención. Participar en movimientos asociativos y acercarnos a ver qué acciones ofrecen”.

Etiquetas
Comentarios