Huesca

Carta de gratitud del cura de Fonz por haber sido rescatado del incendio de su casa

El incendio se produjo el pasado 15 de febrero y el párroco fue rescatado por el balcón por un joven aficionado a la escalada y por otro vecino que acercó una pala excavadora.

El joven que subió con una cuerda al balcón y el cura descienden en una pala excavadora
José Luis Pano

El párroco de Fonz, Antonio Mozás, ha entregado al Ayuntamiento de Fonz para su difusión por sus canales habituales una carta donde muestra su profundo agradecimiento ante la actuación de sus vecinos el pasado 15 de febrero que no dudaron en acudir a su rescate tras incendiarse su vivienda.

El cura hace extensible su agradecimiento al Ayuntamiento, desde sus responsables municipales a los trabajadores de la Casa de la Villa, a la Guardia Civil, al servicio de Protección Civil del Cinca Medio y a los bomberos de la Comarca que acudieron prestos a su auxilio.

“Pasados ya unos días después del incendio sufrido en mi vivienda, y recuperada ya la normalidad, me dirijo a todos vosotros desde el púlpito municipal que me ofrece el Ayuntamiento para publicitar mi más sincera gratitud, por vuestras tareas de auxilio y vuestra preocupación hacia mi persona. En estos días he notado más que nunca el cariño que este pueblo, tan querido para mí, me profesa. Un sentimiento que me emociona y conmueve”, señala el sacerdote.

Cabe recordar que el incendio se produjo en torno a las 19.30. El sacerdote acababa de poner una vela en el salón de su casa por la muerte de su hermano fallecido ese mismo día. La vela se cayó sobre el sofá y prendió la habitación. El humo y las llamas se propagaron por toda la vivienda, teniendo que salir el sacerdote al balcón para poder respirar y pedir auxilio. Pero en estas, el fuego quemó la cuerda de la persiana y el párroco quedo atrapado en el balcón.

Un joven de la localidad, aficionada a la escalada y deportes de aventura, trepo con una cuerda de montaña y con extintores pudo aplacar el fuego. Asimismo los vecinos conectaron las mangueras a la toma de agua existente y pudieron apagar las llamas. Mientras que otro vecino fue a buscar una pala excavadora, modelo Manitou. Allí se montaron el sacerdote y el joven hasta descender de nuevo a la calle.

Después llegaron los bomberos del Cinca Medio para sofocar lo que quedaba de fuego.

El operativo también contó con presencia de la Guardia Civil y Protección Civil, así como del alcalde y concejales del equipo de Gobierno.

Ejemplo de colaboración vecinal

El sacerdote considera que gracias a la actuación de sus vecinos el incendio “quedó en un susto” y califica el auxilio recibido como “un ejemplo de vecindad, de amistad y de colaboración, todos juntos”. “Fuisteis, y los seguís siendo, los buenos samaritanos de los que nos hablan las escrituras”, manifiesta.

Asimismo, concluye con el deseo de que el pueblo sepa vivir en esa armonía demostrada el pasado viernes y en esa unión “por el bien común”.

“El sentimiento de comunión no sólo se experimenta en la iglesia. El pasado 15 de febrero lo pudimos sentir en la plaza Mayor, junto al portal de mi casa. Más allá del ámbito espiritual y religioso, vosotros habéis demostrado que vivimos en una profunda comunión entre verdaderos vecinos. Ojalá este sentimiento de comunión cívica, esa idea de bien común que es la buena vecindad, perdure muchos años”, sentencia.

La carta se ha difundido por el bando móvil de la localidad, a través del whatsapp, de la web de información municipal fonz.info y también se ha enviado a los medios locales.

Etiquetas
Comentarios