Despliega el menú
Huesca

Rescatan al cura de Fonz con una excavadora del incendio de su casa

La actuación vecinal fue clave para evacuar rápidamente al sacerdote, que había quedado atrapado en el balcón.

El joven que subió con una cuerda al balcón y el cura descienden en una pala excavadora
Rescatan al cura de Fonz con una excavadora del incendio de su casa
José Luis Pano

La rápida intervención de un grupo de vecinos de Fonz fue crucial para salvar al párroco de la localidad mediocinqueña, Antonio Mozás, del fuego declarado este viernes en su casa, en el centro de población, hacia las 20.00. El sacerdote tuvo que salir por el balcón, ayudado por los vecinos del pueblo que acudieron a su llamada de auxilio.

El fuego se produjo al caer una lámpara sobre el sofá del comedor generando un fuego que se propagó rápidamente por la estancia. "Creía que podría apagarlo", explicaba con impotencia Mozás tras ser rescatado. Pero no pudo y las llamas y el humo se fueron adueñando de la vivienda, un piso sito en la segunda planta del número 14 de la plaza Mayor. El sacerdote era el único habitante del inmueble.

Acorralado por las llamas salió al balcón para respirar y pedir auxilio. Los vecinos se movilizaron rápidamente, alertando a Bomberos del Cinca Medio y Guardia Civil y Protección Civil. El fuego quemó la cinta de la persiana y el párroco quedó atrapado en la terraza.

La diligencia de los vecinos y el operativo que montaron fue determinante para rescatarlo en buen estado. Un joven de la localidad aficionado a la escalada y al barranquismo, Alejandro Ferrer, llegó con una cuerda para trepar hasta donde estaba el sacerdote. El alguacil conectó las mangueras a la boca de agua de la plaza y otros vecinos trajeron extintores de sus establecimientos y del Ayuntamiento.

Hasta la plaza llegó un vehículo industrial manitou utilizado para excavaciones cuya pala se elevó hasta el balcón para que el joven y el párroco bajaran sin peligro. Todo fue muy rápido, en apenas media hora ya había pasado el peligro.

Abajo le esperaban el alcalde, concejales y vecinos. El sacerdote estaba bien aunque tenía alguna quemadura y fue atendido por una ambulancia y Guardia Civil. Después, los bomberos entraron para apagar el fuego que quedaba activo. El piso, según la primera inspección ocular, no presentaba daños graves. El párroco se trasladó a casa de un familiar en Barbastro.

Etiquetas
Comentarios