Despliega el menú
Huesca

La juez cita a declarar a la abuelastra y al padrastro de la niña Naiara

La menor, de 8 años, murió en Sabiñánigo tras una brutal paliza de su tío político por no saberse la lección.

Marcos García Montes, a las puertas de los juzgados de Jaca, en una imagen de archivo.
Marcos García Montes, a las puertas de los juzgados de Jaca, en una imagen de archivo.
Laura Zamboraín

La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca ha citado a declarar el próximo día 13 a la abuelastra y al padrastro de Naiara, la niña de 8 años asesinada a manos de su tío político tras recibir una brutal paliza por no saberse una lección escolar.

La instructora acordó días atrás suspender la primera citación hecha para tomar declaración de estas personas, imputadas en el caso por presuntos delitos de maltrato continuado, a petición de la acusación particular que ostenta el letrado Marcos García Montes en representación del padre biológico de la menor.

García Montes alegó en un escrito causas de "fuerza mayor" para solicitar el cambio de fecha para la comparecencia, inicialmente prevista para el pasado 25 de enero, debido al temporal de nieve que afectó en esos días al norte de la provincia de Huesca.

Tanto la abuelastra como el padrastro de Naiara fueron imputados en la causa por la juez, con el apoyo de la fiscalía, por un presunto delito de maltrato habitual hacia la menor.

La responsable judicial entendió durante la instrucción del caso que la niña podía ser víctima, asimismo, de la supuesta severidad con la que le trataba, e implicó, asimismo, al padrastro tras valorar que conocía la situación y no la denunció.

Su decisión se sustentó en un informe elaborado por dos psicólogas adscritas al Instituto de Medicinal Legal de Aragón (IMLA) sobre las dos primas menores de Naiara, nietas de la denunciada, cuya tutela le fue retirada tras el crimen.

La abuelastra había ejercido durante años la tutela de ambas niñas, tras marcharse su madre biológica de casa y desaparecer el padre del entorno familiar.

Aunque el presunto responsable directo del crimen es Iván P.P., de 33 años, que implicó a sus sobrinas en los hechos, las dos psicólogas responsabilizaron de esa situación a la abuela, cuyo estilo parental, destacan en su informe, tendió de forma continua y habitual al autoritarismo con sus hijos y sus nietas.

Tanto la abuelastra como el padrastro se acogieron a su derecho de no prestar declaración durante la instrucción, por lo que el letrado de la acusación particular, en los trámites finales del procedimiento instructor, volvió a solicitar una toma de declaración, petición que fue aceptada por la juez.

Mientras tanto, la Audiencia de Huesca está a la espera de tramitar un recurso de apelación aceptado por la instructora que obligará al tribunal a estudiar por tercera vez la petición de la acusación particular de valorar la supuesta imputabilidad de la madre de la niña en los hechos.

La propia jueza había denegado hasta en tres ocasiones la petición de imputación de la madre al entender que las investigaciones no habían aportado indicio alguno de una supuesta responsabilidad por maltrato continuado

La providencia de admisión a trámite del recurso de apelación abrió la posibilidad al letrado de la acusación particular no solo a revisar esta decisión sino a reconsiderar todas las peticiones de prueba que le fueron desestimadas en su anterior recurso al ser consideradas como improcedentes por la instructora.

La Audiencia de Huesca ya descartó en un auto judicial en respuesta a un recurso anterior la imputación de la madre de Naiara por un presunto delito de maltrato por abandono de la menor.

Los magistrados argumentaban en su escrito que "de su declaración ante la Guardia Civil (de la madre) y de la investigación practicada se deduce, indiciariamente, que no estaba presente en el lugar que sucedieron los hechos que produjeron el fallecimiento de la niña, ni tuvo conocimiento de ellos hasta después de que sucedieran".

Etiquetas
Comentarios