Despliega el menú
Huesca

Un joven de Viu salva la vida de sus padres, intoxicados con monóxido

La pareja encendió un generador eléctrico porque el pueblo, en medio de una ventisca, se quedó sin luz

La pareja fue trasladada en ambulancia al hospital San Jorge.
La pareja fue trasladada en ambulancia al hospital San Jorge.
Rafael Gobantes

Un hombre y una mujer, de 58 y 56 años, ingresaron la madrugada del sábado al domingo en el hospital San Jorge de Huesca por una intoxicación con monóxido de carbono. La pareja salvó la vida 'in extremis', gracias a que su hijo los encontró, cuando ya estaban inconscientes. Ocurrió en el pueblo de Viu de Linás (Torla-Ordesa), con apenas 15 habitantes, que se movilizaron en su auxilio en una noche plagada de dificultades por la nieve y el viento.

El matrimonio reside en la localidad. Esa noche se fue la luz, por una avería en la línea eléctrica Sarvisé-Broto debido a la fuerte ventisca. Según comentaron los vecinos, habían puesto en marcha un generador para tener suministro. El gas se dispersó desde la bodega donde estaba el motor hasta la segunda planta, donde se encontraba el matrimonio, concretamente en el salón. Otras veces ya habían usado el generador, pero en esta ocasión la salida de ventilación no funcionó adecuadamente debido al viento que soplaba fuera.

Cuando el hijo llegó a casa sobre la una de la madrugada encontró a su padre inconsciente y a su madre, casi desmayada. Llamó al 112, ventiló y pidió auxilio a los vecinos. Se activaron dos unidades de transporte medicalizado, las de Jaca y Sabiñánigo, y una ambulancia de Broto.

Los sanitarios pudieron estabilizar a la pareja y suministrarle oxígeno, antes de su traslado, sobre las 3.00, al hospital San Jorge de Huesca. El domingo ya se les dio el alta y regresaron al pueblo. "Los médicos y las uvis móviles se movilizaron muy rápido. Todo funcionó de manera muy profesional", valoró el alcalde pedáneo, pese a que era una noche "muy complicada", con vientos muy fuertes. Según explicó Enrique Ramón, "fue un sobresalto tremendo, aunque afortunadamente se ha quedado en un susto". "Estábamos sin luz, todos íbamos con linternas por la calle. Nunca olvidaremos esa noche".

El alcalde reflexionaba horas después sobre lo sucedido. "En momentos tan duros te das cuenta de las dificultades de los pueblos pequeños de la montaña. No teníamos luz, las condiciones meteorológicas eran muy duras, los transportes sanitarios están lejos, y hay pocos vecinos para echar una mano. Hablamos de salvar vidas humanas". Por suerte, en Viu quedan algunos jóvenes, pero "en otros sitios solo hay ancianos y no sé cómo podrían resolver situaciones tan difíciles. Por eso es importante tener unos buenos medios", concluía.

Etiquetas
Comentarios