Despliega el menú
Huesca

Huesca reactiva la construcción de viviendas en la antigua cárcel ante la llegada de los militares

La prisión se derribó hace una década, pero hasta ahora todas las subastas del suelo han resultado fallidas. La Sociedad de Equipamientos Penitenciarios invertirá casi un millón de euros para urbanizar los terrenos y hacerlos más atractivos

Diseño del proyecto de urbanización
Diseño del proyecto de urbanización
Heraldo

Más de diez años después de que se derribara la antigua prisión de Huesca, dejando paso a un solar que iba a servir para edificar viviendas y un centro de salud, el Ayuntamiento y la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), propietaria del suelo, han reactivado el proyecto. La reapertura del cuartel Sancho Ramírez, situado también en el barrio del Perpetuo Socorro, es una oportunidad para convertir este terreno de 10.000 metros cuadrados en un espacio atractivo para los promotores. Hasta ahora todos los intentos por venderlo habían fracasado.

La propia presidenta de la sociedad estatal, Mercedes Gallizo, ha acudido al solar este viernes junto al alcalde para presentar el proyecto a los medios de comunicación. Luis Felipe agradeció el interés del SIEP para acometer la actuación en el barrio del Perpetuo Socorro. “Este espacio debe tener una funcionalidad distinta a la que tiene ahora y va a dar respuesta sin ninguna duda a las necesidades de vivienda en Huesca”, ha dicho, que se incrementan con la reapertura del cuartel, adonde empezarán a llegar a partir del próximo año 700 militares.

Mercedes Gallizo ha recordado su visita en 1999 al centro penitenciario de Huesca siendo diputada en las Cortes de Aragón. Ha mostrado su compromiso porque el aprovechamiento de los terrenos revierta en una mejora de la ciudad. “El alcalde nos trasladó hace unos días la importancia de que agilizásemos el proceso de las obras de urbanización”, ha declarado. El proyecto elaborado por el SIEP y aprobado por el Ayuntamiento saldrá a licitación “en dos o tres semanas”. El coste será algo superior a 900.000 euros, con un periodo de ejecución de unos ocho meses.

En 2007 salió a subasta por 11 millones (el comprador tenía que derribar la prisión), pero ese intento fracasó. En 2008, la SIEP acometió la demolición. En 2014 el precio se rebajó a 7,4 millones de euros, también sin éxito. Diez años después, la sociedad tenía a la venta las tres parcelas destinadas a la construcción de pisos, sin que de momento haya comprador.

Huesca reactiva la construcción de viviendas en la antigua cárcel ante la llegada de los militares

Para hacerlo “más atractivo” a los promotores, se decidió urbanizar el suelo. Hay diseñados cuatro bloques constructivos. Uno será para el Ayuntamiento, destinado al centro de salud del Perpetuo Socorro. Los otros tres espacios albergarán otros tantos bloques residenciales, con una edificabilidad de 14.123 metros cuadrados de vivienda libre y una altura de planta baja, más cinco y ático. En torno al centro de salud habrá sitio de recreo para los niños, con juegos infantiles para diferentes edades y un área de esparcimiento deportivo. El carril bici continúa y se mejora.

“Cambiará la fisonomía de este espacio y de la parte del barrio en la que se ubica”, ha señalado Callizo, de forma que esto “no sea un solar sino un espacio urbanizado y abierto a la ciudad”. Ante el retraso del proyecto definitivo, en 2010, el Ayuntamiento forzó al propietario para poder crear una zona de juegos infantiles y un aparcamiento en el solar que estaba vallado, con el objetivo de que al menos fuera útil en el Perpetuo Socorro. Por cierto, el alcalde quiso aclarar que es “uno de los barrios donde más se ha invertido en este mandato”.

Etiquetas
Comentarios