Despliega el menú
Huesca

Bomberos de Ribagorza rescatan a un perro de caza enriscado cerca de la presa de Canelles

El animal había salido corriendo tras un jabalí y se quedó bloqueado en un despeñadero de difícil acceso en el término de Estopiñán.

Los bomberos se han hecho una foto con Chico y su dueño después del rescate del animal.
Los bomberos se han hecho una foto con Chico y su dueño después del rescate del animal.
Heraldo.es

El servicio de Bomberos de la Comarca de Ribagorza ha llevado a cabo este domingo 27 de enero un complicado y curioso rescate. El operativo se ha alargado más de dos horas para conseguir salvar a un perro que había quedado enriscado en una zona del monte de Estopiñán casi inaccesible. El animal, que formaba parte de una partida de caza, posiblemente salió corriendo tras un jabalí y llegó hasta un despeñadero, donde quedó bloqueado.

Bomberos de Ribagorza rescatan a un perro de caza enriscado cerca de la presa de Canelles

En el rescate han participado tres bomberos y un jefe de parque de las zonas de Benabarre y Graus. El aviso ha llegado desde el Servicio de Emergencias de Aragón, el 112, tras la llamada de los cazadores para comunicar que habían tratado de llegar hasta el perro para recogerlo pero que no habían podido.

Los bomberos se han desplazado hasta el lugar indicado, en las proximidades de la presa de Canelles, en Estopiñán, y, tras aparcar, han tenido que caminar durante 45 minutos hasta el despeñadero donde estaba el animal. Permanecía allí desde el sábado. Junto a otro sabueso, había emprendido la subida tras un jabalí y aunque los llamaron no volvieron.

Los cazadores, procedentes de Lérida, intentaron rescatarlos pero la noche se les echó encima y marcharon con la idea de regresar al día siguiente. Este domingo han podido llegar hasta uno de los perros, pero no lograron alcanzar la zona donde estaba el otro y llamaron al 112. Hacia las 15.00 se ha puesto en marcha el operativo, con material específico para el rescate vertical.

Andrés Pociello, jefe del parque de Bomberos de la Ribagorza en Benabarre, ha explicado que el rescate ha sido muy complejo por las características del terreno, ya que se trataba de un monte muy escarpado y todo el ascenso ha tenido que hacerse en vertical. Además, los especialistas han tenido que sortear el viento que reinaba en la zona.

Al final de la subida estaba Chico, un joven sabueso que se encontraba en buen estado aunque exhausto por el estrés y que ha sido entregado a su dueño, que en todo momento estuvo acompañando a los profesionales, según ha indicado Pociello.

El operativo ha llegado hasta donde estaban los vehículos aparcado con los últimos rayos de sol y se ha dado por terminado el rescate.

Etiquetas
Comentarios