Despliega el menú
Huesca

Los regantes dicen que a la ministra "le gustan poco los embalses", pero parar las obras "tiene consecuencias”

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, se ha reunido en Huesca con una delegación del Partido Popular encabezada por Mar Vaquero

Reunión de César Trillo con los representantes del PP en la sede de Riegos del Alto Aragón
Reunión de César Trillo con los representantes del PP en la sede de Riegos del Alto Aragón
Rafael Gobantes

El presidente de Riegos del Alto Aragón ha afirmado que a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, “los embalses le gustan poco”. “La conozco desde hace muchos años, ya tuve algún roce con ella cuando era secretaria de Estado, trabajando precisamente con la declaración de impacto ambiental de Biscarrués. Es público, hasta en su propio partido dicen que no le gustan los embalses”, ha declarado este miércoles César Trillo tras reunirse con una delegación del PP, con la que ha hablado de la paralización del proyecto de regulación del río Gállego .

No obstante, ha recordado, el Ministerio está construyendo el embalse de Almudévar y otras dos infraestructuras hidráulicas:  Yesa y Mularroya. “Parar cualquiera de esas tres obras tiene sus consecuencias, que serían gravosas para el Ministerio, tanto económica como socialmente”.

César Trillo ha hecho estas declaraciones tras mantener una reunión en la sede de Riegos del Alto Aragón con una delegación del PP encabezada por la secretaria general de Aragón, Mar Vaquero, y a la que también han asistido el senador por Huesca Antonio Romero y la diputada en el Congreso Ana Alós. El encuentro lo solicitó el PP tras conocerse una respuesta del Gobierno que considera Almudévar y Biscarrués dos obras independientes. Este último proyecto está judicializado, después de que la Audiencia Nacional anulara el anteproyecto y el estudio de impacto ambiental, sentencia que fue recurrida por los regantes al Tribunal Supremo.

El presidente de Riegos del Alto Aragón ha reconocido que se trata de dos obras distintas (Almudévar promovida por el Ministerio, y Biscarrués, por los regantes y Acuaes, que pagarán el cien por cien de la infraestructura), si bien el objetivo es común: mejorar la dotación de agua de la Comunidad General para las tierras de Monegros II y terminar la mancha de regadío. Almudévar es un embalse de derivación, lo mismo que La Sotonera o el proyectado de Valcuerna, pero “es imposible que se puedan llenar sin hacer una actuación en el río Gállego (Biscarrués sería la única presa en el cauce)”.

Trillo es consciente de que Biscarrués tiene una sentencia en contra, pero ha recordado que el proyecto constructivo rectificó los fallos por los actos administrativos anteriores a 2011 anulados por la Audiencia Nacional. El Gobierno del PP se comprometió a partir de cero y encargar una nueva declaración de impacto ambiental, pero desde la moción de censura no se ha avanzado. La licitación lleva esperando más de seis meses. Trillo ha asegurado que tenía fecha y autorización por parte de la anterior Dirección General del Agua, pero el actual director general no ha dado su aprobación, un requisito imprescindible. “El Tribunal Supremo no dirá que no se puede hacer una obra de regulación en el río Gállego que parta de cero, en todo caso dirá que no se puede hacer ese anteproyecto”, ha aclarado Trillo.

Riegos ha solicitado sin éxito, en varias ocasiones, entrevistarse con responsables del Ministerio para hablar de este y otros asuntos. También se quiere hablar con Teresa Ribera de energía, ya que Riegos, además de un gran consumidor, por la elevación de aguas, es productor. Tiene siete minicentrales y está construyendo un parque eólico en Gurrea de Gállego de 30 megavatios, con lo que pasará a tener 45 de capacidad de producción. El objetivo es autoconsumir la energía que se genera.

Respecto a la previsión de inversión en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, el Gobierno "está cumpliendo" con las obras de Almudévar, a la que le corresponden 36 millones de euros, de acuerdo con el plan plurianual.

Por su parte, Mar Vaquero ha hecho hincapié en que el PP sigue defendiendo Biscarrués y con el PSOE "peligran obras tan importantes para el Alto Aragón como Biscarrués y Almudévar", con las que sí se comprometió el anterior Gobierno. "Aunque sean dos proyectos diferentes, tienen un mismo objetivo: consolidar la mancha regable en la Hoya de Huesca y acabar Monegros II". Los presupuestos socialistas "castigan a Aragón y a Huesca", segun Vaquero, no contribuyen a apoyar al medio rural y "abren una brecha territorial con respecto a otras comunidades autónomas".

El hecho de que la ministra no reciba a los regantes "es una falta de respeto" porque ellos "vertebran el territorio", pues aquellas zonas donde se han desarrollado los regadíos "han tenido mayor prosperidad" y ha crecido la población. Y si no sigue adelante Biscarrués, cree la representante del PP, "no se podrá garantizar el llenado de Almudévar".

Etiquetas
Comentarios