Huesca

"La temporada está siendo catastrófica, pero tenemos un compromiso con los trabajadores"

Amparo Lecumberri es la propietaria del hotel Edelweiss de Candanchú, que ha mantenido toda su plantilla pese al retraso en la apertura de las estaciones de esquí.

Amparo Lecumberri, a las puertas de su hotel Edelweiss de Candanchú
Rafael Gobantes

"Está siendo un inicio de temporada catastrófico". Así de tajante es Amparo Lecumberri, propietaria del hotel Edelweiss de Candanchú, que abrió el 5 de diciembre con toda la plantilla, 17 personas, a pesar de la falta de nieve. En épocas de máxima ocupación, como las Navidades, suelen contratar refuerzos, pero este año no fue necesario por la baja ocupación.

"Abrimos el 5 de diciembre porque en un principio Astún anunció que iba a abrir, aunque luego no pudo. A pie de pistas los hoteles estuvimos prácticamente vacíos, no llegamos al 10% de ocupación, ya que se anuló todo con una ocupación muy buena prevista de un 60 o 70%. Y cerramos el día 9", explica Amparo Lecumbrri. El hotel reabrió el día 22, pocos días antes del estreno de Astún "para empezar a ponernos en marcha, con todo el equipo de personal ya contratado desde primeros de diciembre".

En el puente de final de año la ocupación "no estuvo mal", aunque las estancias fueron de un par de días en lugar de 4 o 5. "Y los clientes se fueron contentísimos del trabajo que se había hecho en Astún y de la calidad de nieve y pistas a pesar de lo limitado que estaba todo", señala. Pero desde el día 4 volvieron a estar "prácticamente vacíos", lo que ha provocado que otros establecimientos de la zona decidieran cerrar. "Nosotros no podíamos porque tenemos el personal contratado y hay un compromiso. Esperas que nieve y luego no es fácil encontrar gente que se incorpore en fechas de máxima ocupación", dice. Por ello, han optado por seguir abiertos pero aprovechando para dar vacaciones y días de fiesta.

Se prevé que la apertura de Candanchú reactive las reservas "aunque la previsión de aquí al 1 de febrero es una total incertidumbre", ya que los clientes están pendientes del dominio esquiable. "Vienen grupos con muchos niños debutantes y lógicamente se ha reducido el número, ya que estaba previsto que llegaran hasta 70 y se van a quedar en 30".

Lecumberri afirma que hace muchos años que se daba una situación de falta de nieve como la de esta temporada. "Nosotros no lo habíamos sufrido desde que tenemos el hotel en 1992", dice.

También tiene un bar de copas en el complejo Pirineos de Candanchú pero ha decidido cerrarlo temporalmente "porque no hay nadie". "Necesitamos una ocupación superior en los hoteles para poder mantener un establecimiento de ocio", concluye.

Etiquetas
Comentarios