Huesca

"Estamos felices de que por nosotros se pueda mantener la escuela infantil"

Vencillón selecciona a una familia para darle casa y ayudas y evitar así el cierre del centro escolar el próximo curso

Marinela con tres de sus cuatro hijos (falta el pequeño) y su pareja.
Rubén Coll

"Estamos muy felices de que gracias a nosotros se pueda mantener la escuela infantil de Vencillón". Marinela Mahecha vive junto a su pareja, Josep Cullell, y sus cuatro hijos en Binaced desde hace tres años. El pasado mes de diciembre, mientras ojeaba Facebook, leyó la oferta de vivienda gratuita que lanzaba el Ayuntamiento de Vencillón. "Al día siguiente enviamos la solicitud", confesaba esta madre de familia llegada de Colombia hace 14 años. Tras varias semanas de espera, el pasado 9 de enero, el alcalde de Vencillón les comunicó personalmente que eran la familia seleccionada para ocupar la vivienda. "A nosotros nos llegaron los Reyes Magos tres días tarde", aseguraba entre risas Marinela.

Pero esta familia también será un regalo para la localidad literana, ya que su llegada supondrá el mantenimiento de la escuela infantil. El hijo más pequeño de la pareja permitirá la supervivencia del centro, ya que se exige que, al menos, sean tres los alumnos matriculados. Marinela valoraba de forma muy positiva este hecho, porque además la educación de su hijo pasará a ser mucho más personalizada. "En las escuelas tan pequeñas, al estar tan pocos, el trato es más cercano". Dos de sus otros hijos, El Mellali y Nicolás, cursarán cuarto y sexto de primaria, lo que permitirá crecer de igual manera al colegio de Vencillón. "Tenemos ganas de ver a nuestros nuevos compañeros y hacernos amigos de ellos", comentaba Nicolás.

El traslado lo aplazan para el mes de junio, cuando los pequeños concluyan el curso. Sin embargo, ya se han desplazado varias veces a Vencillón, donde han podido conocer a algunos de sus nuevos vecinos. "Nos están acogiendo de maravilla", indicaba Josep. También les ha dado tiempo a descubrir el municipio, el cual no habían pisado hasta entonces. "Para nosotros es perfecto porque siempre hemos huido de las grandes ciudades", valoraba Marinela.

Desde hace varios años trabaja en la residencia de ancianos de Binéfar, aunque ahora ha surgido una nueva oportunidad laboral. "Hemos hablado con el Ayuntamiento de la posibilidad de incorporarme a la residencia de Vencillón".

A la familia no solo se le ofrece la vivienda gratuita, sino que cada niño escolarizado en la localidad contará con una beca de 50 o 100 euros. "Nos han dado unas condiciones excepcionales para que vayamos a vivir allí", indicaba Josep, que además añadía que "desde el primer momento, Ramón Capel, el alcalde, se puso a nuestro servicio para ponernos las cosas más fáciles".

El Ayuntamiento ofreció vivienda gratis y ayudas por cada niño escolarizado para facilitar la llegada de nuevas familias a esta localidad de la comarca de la Litera en un intento de frenar la despoblación. Buscaba una familia compuesta, como mínimo, por un adulto, con contrato de trabajo en vigor, y tres niños nacidos hasta 2009. Uno de ellos tenía que haber venido al mundo este año o el pasado. No era un capricho sino una manera de evitar el cierre de la escuela infantil, que el curso que viene se quedaría solo con dos alumnos, lo que conllevaría su cierre. Finalmente, lo ha conseguido.

Etiquetas
Comentarios