Huesca

Aragón supera ya los 100 kilómetros esquiables con la apertura de Candanchú y Javalambre

La nieve volvió el jueves por segundo día consecutivo al Pirineo, dejando cerca de 20 centímetros en Llanos del Hospital de Benasque

La estación de Candanchú
La estación de Candanchú estrena la temporada
Candanchú

La estación de Candanchú inaugurará este viernes por fin la temporada con una oferta inicial de 5 kilómetros, uniéndose así al estreno también de Aramón Javalambre, en Teruel, con 11,8. Con estas dos aperturas, Aragón superará ya la simbólica barrera de los 100 kilómetros esquiables sumando los dominios de Formigal, Cerler, Astún y Valdelinares.

Así, Panticosa será la única estación que todavía tendrá que esperar para estrenarse, aunque desde el grupo Aramón confían en que continúe el descenso de temperaturas para al menos producir nieve con los cañones. Y es que los expertos ya han advertido de que en la próxima semana no se esperan nevadas significativas, salvo en algunos puntos de la cara norte del Pirineo.

Candanchú arrancará la campaña con siete pistas (Tobazo, Olla-B12, B12, B20, Deb. I, Deb. III, Cinta y Diag. Río) y pondrá en servicio seis remontes. Los espesores oscilarán entre los 10 y los 20 centímetros. Mientras, Aramón Javalambre ofrecerá en su primer día 12 pistas (cuatro verdes, siete azules y una roja) y ocho remontes. En su caso, los espesores irán de 25 a 40 cm.

De cara al fin de semana, algunos centros invernales ampliarán sus dominios gracias a las tímidas nevadas de los últimos días y, sobre todo, a la producción de nieve artificial con los cañones, que han aprovechado al máximo el frío. Será el caso de Formigal, que hoy ya aumentará su superficie hasta los 13 kilómetros y el sábado llegará a los 15. También crecerá Valdelinares, que pasará de 10,7 a 15.4. Por su parte, Cerler pondrá a disposición de sus clientes 43 y Astún otros 18.

El jueves la nieve volvió a aparecer por segundo día consecutivo en el Pirineo, después de casi un mes de sequía, pero las precipitaciones cayeron sobre todo en la parte más oriental, beneficiando especialmente a la comarca de la Ribagorza donde en los Llanos del Hospital de Benasque, por ejemplo, recibieron casi 20 cm.

Estas precipitaciones complicaron la circulación en varias carreteras del norte de la provincia de Huesca. Según la DGT, fueron necesarias las cadenas en el acceso al complejo de Llanos del Hospital (A-139), donde los quitanieves tuvieron que despejar el paso a los camiones de reparto.

Además, se pidió precaución para transitar por el puerto del Portalet (del kilómetro 19 al 27 de la A-136) y también entre las localidades también ribagorzanas de Montanuy y Aneto (del kilómetro 133 al 149 de la N-230). No obstante, a primera hora de la tarde todas las vías estaban despejadas.

Francia había informado en la noche del miércoles a la DGT de que había cerrado su vertiente del túnel de Bielsa (A-138) por nieve. Sin embargo, desde el Consorcio que gestiona esta infraestructura aclararon que en ningún momento estuvo clausurado el paso, sino que solo se estableció la necesidad de llevar cadenas entre las 21.38 y las 6.30.

Ventiscas

En varios refugios de montaña fueron testigos directos de esas nevadas. Los tres con mayores acumulaciones fueron Estós, la Renclusa y Cap de Llauset, todos ellos en la Ribagorza, que sumaron 16, 15 y 10 cm, respectivamente. También en el de Ángel Orús, en Sobrarbe, cayeron tres centímetros y en los de Ibones de Bachimaña y Casa de Piedra, los dos en Panticosa, recibieron un centímetro. Además, en la mayoría de los albergues la nieve y el fuerte viento está provocando ventiscas. Y es que la Aemet activó este jueves un aviso para cotas altas del Pirineo por rachas de más de 80 kilómetros por hora. En la estación de Cerler, de hecho, condicionaron la apertura de la estación, que solo pudo poner en servicio 12 de sus más de 40 kilómetros.

No obstante, el viento también sopló con mucha fuerza en otras zonas. Las velocidades más altas se alcanzaron en Torla (97 km/h), Aragüés del Puerto (96), Valmadrid (89) o en Zaragoza (87).

Para este viernes sigue activada una alerta por fuertes heladas en el norte de Aragón, en la Ibérica Zaragoza y en Teruel. Las mínimas podrían caer por debajo de los 10 bajo cero en el Pirineo y en torno a los -6 y -4 en el resto. Ayer los valores más bajos se dieron en las localidades turolenses de Mosqueruela (-5,8) y Cedrillas (-4,6), seguidas de Tamarite de Litera y Barbastro, en Huesca, también por debajo de -4.

Etiquetas
Comentarios