Huesca

El Pirineo despide unas vacaciones con una ocupación dispar por la falta de nieve

Las casas rurales estuvieron al completo en Nochevieja, pero solo llenaron el 40% de sus plazas en Nochebuena y Reyes. Los hoteles zaragozanos alcanzaron al 67%

Benasque es el valle con mejor ocupación del Pirineo gracias a las buenas condiciones de Cerler
Aramón

El Pirineo despidió este lunes unas Navidades con resultados muy dispares que van del "desastre" de los valles del Aragón y de Tena por las bajas ocupaciones debido a la falta de nieve, al balance "espectacular" del valle de Benasque gracias a las buenas condiciones que han podido ofrecer sus estaciones de esquí alpino (Aramón Cerler) y nórdico (Llanos del Hospital).

Mientras, en el resto de Aragón, como viene siendo habitual, la sensación es muy desigual por sectores y zonas. Los hoteles zaragozanos tuvieron una ocupación media del 67% durante todas las fiestas, que se disparó en Nochevieja, según los datos que maneja la Asociación Profesional de Empresarios de Hoteles y Restaurantes (Horeca ). En Teruel, la capital turolense se ha resentido en el tramo final de las vacaciones del cierre de Dinópolis el 30 de diciembre, mientras otras comarcas, como la de Albarracín, han llenado el 70% de sus habitaciones.

Las casas rurales, aunque han sufrido cancelaciones por la falta de nieve en los valles pirenaicos, están satisfechas. Rozaron el lleno en Nochevieja y la ocupación bajó al 40% en Nochebuena y Reyes.

La cara de la moneda la han vivido, sin duda, en Benasque, cuya tasa de ocupación ha rondado el 100% muchos días, especialmente del 27 de diciembre al 2 de enero, según destacó el presidente de los empresarios turísticos, José María Ciria, quien valoró la llegada de muchos visitantes primerizos "que se han quedado impresionados con el trabajo realizado en la nieve y con las potencialidades del territorio para todo tipo de actividades de montaña". También han tenido una más que notable afluencia los Llanos del Hospital, que ha recibido este año aficionados al esquí nórdico de Navarra y el País Vasco que suelen tener la estación de Somport como referencia, subrayó el director, Mario García, calificando la Navidad como "buena".

También han despedido estas vacaciones con un gran sabor de boca en Sobrarbe, pese a no tener estaciones de esquí. Paz Agraz, presidenta de la asociación turística, se felicitó de que las excelentes previsiones se cumplieron y disfrutaron de una ocupación "altísima" en el puente de Año Nuevo "porque el buen tiempo ha favorecido mucho". En su caso, la escasez de nieve en las estaciones vecinas de Francia les ha beneficiado con muchas visitas en el día de turistas galos. Por ello, le pone una nota final de 8.

Mucho menos optimistas es el balance en los valles occidentales del Pirineo. En el del Aragón, Luis Terrén, presidente de la asociación turística, reconoció que han tenido registros "malos" ya que la ocupación en estas fechas suele rondar el 100% y únicamente se ha llegado al 60%, incluso en las segundas residencias. Números que achaca a la falta de nieve y que no se producían desde hacía muchos años. "Ha habido inviernos en los que ha nevado menos, pero con el frío y la nieve artificial se había podido abrir las estaciones y ofrecer una superficie esquiable digna. Pero en los últimos 15 años, esto no había pasado", aseguró. Todo ello ha repercutido no solo en un descenso de ingresos para las empresas, sino también en el empleo ya que calcula que unas 400 personas no se han incorporado a trabajar "y eso es demasiado para el valle".

En el valle de Tena, la percepción de los establecimientos de Formigal también es mala como consecuencia de que la estación solo ha podido abrir esta Navidad 10 de sus 180 kilómetros. Aseguran haber "salvado" este inicio de campaña con ocupaciones en torno al 40% gracias a los clientes fijos, pero porque han ajustado las plantillas, como explicó Tomás Chéliz, director del Abba Formigal, donde tienen 12 trabajadores menos de los habituales. También desde el Aragón Hills han tenido unas vacaciones "flojas" y con muchas cancelaciones que han podido superar a base de tener el "personal mínimo".

El Balneario de Panticosa, por su parte, cierra el período festivo con una ocupación media del 60% y una caída de ventas del 12% respecto al año anterior. Ante la falta de nieve, sus termas se han convertido en una buena alternativa y han aumentado la facturación un 34%, como destacó el director, Jesús María González.

En la capital turolense, los hoteles han acusado el cierre de la temporada de Dinópolis el pasado 30 de diciembre. Frente a una ocupación plena en fechas anteriores a ese día, el puente de Reyes deja índices de apenas un 20%. A ello se suma la proximidad del inicio del colegio para los niños, lo que igualmente frena los desplazamientos a Teruel. En Albarracín, no obstante, algunos alojamientos han llenado estos días un 70% de sus habitaciones con un turismo que llega para disfrutar del paisaje y la arquitectura de esta ciudad.

Etiquetas
Comentarios