Despliega el menú
Huesca

Mujeres ganaderas convocan una protesta contra el lobo y el oso y en apoyo del medio rural

Las integrantes de la Plataforma contra el Lobo y el Oso de Aragón se manifestarán el domingo 16 de diciembre por las calles del centro de Huesca

Manifestación en Castanesa contra los ataques del lobo
Manifestación en Castanesa contra los ataques del lobo
Verónica Lacasa

No es la primera vez que los ganaderos salen a la calle para protestar por la presencia del lobo y el oso en Aragón, una movilización que se conjuga con las consignas por la supervivencia del medio rural. Pero esta vez quienes encabezarán la marcha serán las mujeres. Las representantes femeninas de la Plataforma contra el Lobo y el Oso en Aragón han convocado una manifestación para el 16 de diciembre, domingo, en Huesca. "Las mujeres también tenemos presencia en el mundo rural, también trabajamos en él y queremos hacer oír nuestra voz",  ha comentado Blanca Calvo, una de las promotoras.

La manifestación partirá a las 12.00 de la plaza de Cervantes y recorrerá las principales vías del centro de la ciudad (calle del Parque, Miguel Servet, Coso y Porches de Galicia) para desembocar en la plaza de Navarra. De esta forma, las ganaderas quieren traer sus reivindicaciones a la capital oscense, después de haberse manifestado en el último año en diversos municipios del llano y la montaña, y quieren que las protagonistas sean las mujeres, para hacer ver que también son sus problemas.

El abanico de reclamaciones es muy amplio: impuestos y normativas acordes al medio rural y a la magnitud de las empresas, precios estables para la ganadería y la agricultura, más seguridad ciudadana para evitar robos y vandalismo, y, uno de los ejes del descontento, el malestar por la introducción del lobo y el oso. “No queremos que los maten, pero sí que estén en lugares donde no puedan atacar”, afirman en un manifiesto.

Blanca Calvo, ganadera de ovino, tiene una explotación en Sangarrén y además hace la trashumancia a Canfranc. De ahí que se sienta amenazada por el lobo, en los Monegros, y por el oso, en los Pirineos. En 2017 su rebaño sufrió un ataque, pero dice que nunca se pudo demostrar que era un lobo. “Nos preocupa sobre todo el rebaño por las noche, cuando dejas a los animales con los pastores eléctricos”. En la montaña, sus ovejas pastan cerca del ibón de Ip, y aunque en Canfranc no hay constancia de incursiones de osos pardos, el último se ha producido recientemente en Aísa, cerca de allí. La reintroducción de dos osas al otro lado de la frontera del Somport ha empeorado la situación.

El pasado mes de junio, alrededor de 500 personas participaron en una manifestación organizada por la Plataforma contra el Lobo en Sariñena. Los asistentes exhibieron pancartas a favor de la ganadería extensiva y en contra del asentamiento del depredador, al que consideran una amenaza para la supervivencia del sector ovino y el medio rural aragonés.

Un mes después, tras la aparición de un oso en Castanesa, que atacó a dos rebaños, se convocó otra manifestación en este pueblo de la comarca de la Ribagorza en la que se mostraron lemas como ‘El lobo ruina del mundo rural’, ‘Medidas contra la despoblación, ya’, ‘Si los pueblos mueren, las ciudades enfermarán’ u ‘Osos, no, Pirineos seguros’. A la movilización se sumaron representantes políticos y dirigentes de los sindicatos agrarios.

Etiquetas
Comentarios