Despliega el menú
Huesca

Cuando el huerto se convierte en un aula más

El CEIP Asunción Pañart de Aínsa ha puesto en marcha un proyecto para que los escolares tomen conciencia de la importancia de consumir productos ecológicos

Los alumnos de quinto curso han conocido de cerca la raza de ternera pirenaica.
Los alumnos de quinto curso han conocido de cerca la raza de ternera pirenaica.
CEIP Asunción Pañart

El CEIP Asunción Pañart de Aínsa ha puesto en marcha este curso su comedor escolar ecológico. Después de haber introducido durante los últimos siete años en el menú alimentos ecológicos y locales y haber llevado a cabo alguna actividad educativa esporádica, ha iniciado el proyecto educativo ‘El comedor escolar ecológico: un aula más'. Su objetivo es colaborar en una toma de conciencia sobre las consecuencias medioambientales, y por lo tanto sobre nuestra salud, de nuestros hábitos de consumo.

Esta idea se lleva a cabo con la financiación del Ayuntamiento de Aínsa y el trabajo de la asociación Aviva Rural, el apoyo del equipo docente “y la tozudez del cocinero, que no ha parado hasta conseguirlo”, indica este, José Luis Cabrero. La iniciativa involucra a los alumnos desde primero de infantil hasta sexto de primaria para reflexionar acerca de las repercusiones de nuestros hábitos de consumo en nuestra salud y también sociales y planetarias.

En la primera jornada, los estudiantes de quinto curso conocieron la raza de ternera pirenaica como ejemplo de producción local, ecológica y con variedades autóctonas. En segundo jugaron con los sentidos para adivinar los platos y descubrir cómo alimentarse de manera equilibrada. Y en tercero vieron cómo se transforman nuestros paisajes según los alimentos que se compran.

“Porque somos lo que comemos, y porque nuestros gestos del día a día tienen un gran impacto en nuestro entorno, apostamos por un consumo que cuida a la tierra”, señala Cabrero. El grupo de trabajo de este centro educativo reivindica, más allá de que se consuma un tipo de productos u otro, que los trabajadores tengan unas condiciones laborales justas y disminuir el impacto de nuestra huella ecológica reduciendo la contaminación por el transporte de los alimentos y su envasado, así como el reciclaje de los restos.

Asimismo, subrayan la sostenibilidad de la tierra donde se realizan los cultivos manteniendo la biodiversidad y conservación de las diferentes especies que la habitan. Los objetivos del programa pasan por introducir alimentos ecológicos y locales hasta conseguir el pleno abastecimiento; llevar a cabo unas actividades educativas paralelas, dirigidas tanto a escolares como a las familias, para que cuando los escolares terminen su formación en el centro hayan aprendido las consecuencias de una forma de consumo ecológica y local; mantener contacto con otros centros donde están llevando a cabo el mismo proyecto y la creación de un huerto escolar ecológico donde los estudiantes puedan cultivar sus propias hortalizas y aprendan las diferencias entre la agricultura convencional y la ecológica.

Por ello, el Asunción Pañart ha adquirido durante este tiempo hortalizas, verduras, macarrones, espaguetis, legumbres, arroz, huevos y pollo ecológicos, así como fruta y productos locales: ternera, cordero, yogur y miel. Todo ello sin haber aumentado el presupuesto de materia prima.

“A finales del curso 2012-2013 -explica el cocinero- empezamos a juntarnos personas de la comunidad escolar del centro y a intercambiar inquietudes. Queríamos que nuestro comedor fuera otro espacio educativo donde el alumnado, además de recibir una alimentación de calidad, aprendiera las consecuencias que nuestros actos tienen sobre el medio ambiente”.

Etiquetas
Comentarios