Despliega el menú
Huesca

Francia prepara el proyecto para construir los últimos 33 km de vía férrea hasta la frontera

Técnicos de la sociedad francesa de ferrocarril y el alcalde de Canfranc visitaron ayer los trabajos en el tramo cerrado hace casi 50 años.

Políticos y técnicos en la visita de ayer, en un tramo de la localidad francesa de Urdós.
Políticos y técnicos en la visita de ayer, en un tramo de la localidad francesa de Urdós.
Laura Zamboraín

La ansiada reapertura del ferrocarril Canfranc-Oloron parece cada vez más cerca. El proyecto avanza cada día. Prueba de ello son los estudios técnicos que se han realizado este año en la línea internacional, fundamentalmente en el tramo de 33 kilómetros entre Bedous y Canfranc, que están a punto de finalizar y que determinarán, entre otras cuestiones, el estado de las infraestructuras existentes y el coste de la reapertura. Hasta el momento se han dado varias cifras, pero ninguna fiable.

Estos análisis son fundamentales para poder conocer las dificultades que pueden aparecer durante las obras y para poder identificar, evaluar y elegir las soluciones técnicas a utilizar. Después de estos trabajos de campo se deberán elaborar las conclusiones, para lo que hay de tiempo hasta finales de 2020. Posteriormente, se harán los proyectos de ejecución para que puedan comenzar las obras definitivas. Pero todavía falta por saber quién las financiará.

Durante este último año, se ha desbrozado y talado el tramo comprendido entre Bedous y Canfranc, con la poda de árboles, el marcaje y eliminación de bloques rocosos, la limpieza de cunetas y la liberación de bocas de túneles y de muros. Y este desbroce ha sacado a la luz una infraestructura que se encuentra en muy buen estado de conservación. La madera extraída se ha puesto a disposición de los habitantes de los municipios cercanos. Además se han llevado a cabo sondeos geotécnicos y otras investigaciones, con visitas de expertos a las obras, mediciones de georradares, diagnósticos de amianto y de plomo, y levantamientos topográficos, incluso con un helicóptero.

Los últimos trabajos que está realizando la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses), que fueron visitados ayer por técnicos de la compañía, autoridades francesas y el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, se ejecutan en el viaducto y túnel de Urdós, donde se realizan sondeos para comprobar el estado de estas infraestructuras. De esta manera se conoce el nivel de estabilidad del mismo. También las dificultades vinculadas a los túneles, como la calidad del aire y la ventilación –en el caso de que no sea una línea electrificada se debería crear ventilación forzada–, o la restricción para atravesarlos (una sola máquina). Y es que la idea principal es mantener la mayor parte de la infraestructura existente, para poner en valor este patrimonio histórico.

Hay otra máquina perforando el suelo para sacar muestras muy cerca de la boca francesa del túnel de Somport. Alain Autruffe, director territorial de SNCF, explicó durante la visita que las grandes obras existentes, como los túneles, "se encuentran en buen estado en general". Estos trabajos sobre el terreno estarán acabados a final de año y para elaborar los estudios hay de plazo hasta fin de 2020, dijo. Aseguró que de momento "no se puede dar una cifra del coste aproximado de la reapertura". Estos estudios previos tienen un coste de 15 millones de euros, financiados al 50% por la Unión Europea y el resto por la Región Nueva Aquitania y la DGA. Solo el tramo entre Bedous y Canfranc supone 4 millones de euros.

Se ha trabajado en 25 kilómetros de este tramo, que lleva 47 años de inactividad, de los cuales 6,7 km pertenecen a los 16 túneles. Hay 36 puentes ferroviarios (cuatro demolidos), 48 obras hidráulicas, un puente de carretera, una pasarela peatonal y nueve  pasos a nivel.

Patrice Laurent, consejero regional de Nueva Aquitania, reafirmó la voluntad política de esta región francesa en cuanto a la reapertura, ya que es "algo muy importante para Europa, Francia y España" y que tendrá una repercusión relevante en la economía y el turismo de la región. Sin embargo, reconoció que por el momento "no hay presupuesto ni fecha posible de inicio de las obras de reapertura", porque hay que buscar financiación.

Por su parte, Fernando Sánchez, alcalde de Canfranc, se mostró contento de cómo se está trabajando en los estudios técnicos de cara a la reapertura, ya que "llevan un ritmo muy bueno y están a punto de acabar". "Son estudios serios y fundamentales de cara a hacer los proyectos de ejecución y saber el coste de la reapertura". Todo esto demuestra, a su juicio, que hay voluntad. "Están utilizando muchos recursos materiales y medios económicos, la implicación es total y cada vez estamos más cerca de la ansiada conexión", dijo.

Etiquetas
Comentarios