Despliega el menú
Huesca

La Fiscalía pide dos multas de 720 euros por la ocupación de una casa abandonada en Huesca

Medio centenar de personas se han concentrado este martes a las puertas del Palacio de Justicia de Huesca para mostrar su apoyo a las dos jóvenes denunciadas del Centro Social Okupa Las Pikarazas

Concentración a las puertas del Palacio de Justicia en apoyo a las dos denunciadas
Concentración a las puertas del Palacio de Justicia en apoyo a las dos denunciadas
Pablo Segura

El Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca ha dejado visto para sentencia este miércoles el juicio por un presunto delito de usurpación contra dos chicas jóvenes que fueron identificadas en el interior de una casa abandonada que había sido ocupada por un colectivo social hace varios meses en la zona de las antiguas harineras de la capital oscense.

La Fiscalía ha solicitado para ellas sendas penas de multa de 720 euros (4 meses a razón de 6 euros diarios). Mientras, la administradora de la inmobiliaria ha pedido el desalojo. Por su parte, la abogada defensora, María Cruz Rubio Martínez, ha solicitado la libre absolución al entender que no han cometido ningún delito ya que sostiene que la inmobiliaria propietaria del inmueble en ningún momento les había notificado con anterioridad a la denuncia judicial la obligación de abandonar el inmueble.

La Fiscalía pide dos multas de 720 euros por la ocupación de una casa abandonada en Huesca

Antes de la celebración del juicio, medio centenar de personas se han concentrado a las puertas del Palacio de Justicia para mostrar su apoyo a las dos compañeras denunciadas. Un portavoz del Centro Social Okupado Las Pikarazas -que se definen como antiautoritario, autogestionado y feminista- ha explicado que el pasado mes de junio decidieron ocupar un inmueble de dos plantas ubicado en la calle Ronda Estación 32 "porque nos juntamos una serie de personas con una inquietudes comunes y buscábamos un lugar para hacer actividades de ocio al margen de las que organiza el Ayuntamiento o empresas privadas". "Además, es una forma de denunciar que en Huesca hay varios miles de viviendas desocupadas mientras hay gente que tiene que vivir en la calle", ha criticado.

Ha asegurado que la casa llevaba en desuso al menos ocho años porque dentro encontraron comida caducada desde 2010. Ante su mal estado, "lo primero que hicimos fueron jornadas de trabajo para arreglar las goteras y limpiar la basura", ha señalado. Y una vez adecentado, comenzaron a organizar actividades sin ánimo de lucro como charlas, talleres y conciertos solidarios que en estos meses han llegado a congregar a cerca de un centenar de personas, aunque la asamblea del centro la forman habitualmente una veintena.

Hace un mes, llegó la Policía tras una denuncia e identificó a dos jóvenes que en ese momento estaban haciendo labores de limpieza. Pese a ello, en estas semanas han continuado con la actividad del centro.

La Fiscalía pide dos multas de 720 euros por la ocupación de una casa abandonada en Huesca


Etiquetas
Comentarios