Despliega el menú
Huesca

El asesino confeso de Naiara asume toda la responsabilidad y exculpa a su madre y a su hermano

La Fiscalía pide para Iván Pardo Pena los delitos de asesinato con agravantes de alevosía, ensañamiento y vulnerabilidad de la víctima, así como de violencia física y psíquica habitual en el ámbito familiar

El presunto asesino, Iván Pardo Pena, saliendo este martes de los Juzgados de Jaca
El presunto asesino, Iván Pardo Pena, saliendo este martes de los Juzgados de Jaca
Laura Zamboraín

Iván Pardo Pena, el presunto asesino de Naiara, la niña de 8 años de Sabiñánigo que murió en julio de 2017 tras una brutal paliza a manos de su tío político por no saberse la lección,  ha salido este martes por primera vez de la cárcel para acudir a una comparecencia en los Juzgados de Jaca donde ha vuelto a reconocer  implícitamente los hechos. En la vista, la Fiscalía solicitó que sea juzgado por un presunto delito de asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento y vulnerabilidad de la víctima, y por otro de violencia física y psíquica habitual en el ámbito familiar.

Con un aspecto casi irreconocible ya que se ha dejado barba y pelo largo, Iván Pardo Pena ha llegado a los Juzgados sobre las 12.30 en un coche de la Policía Nacional. También estaban citadas su madre, Nieves P. C., y su hermano Carlos para los que la Fiscalía también pide su imputación por delito de violencia física y psíquica contra la menor.

Cumpliendo los trámites de la Ley del Jurado, el Juzgado nº 1 de Jaca ha celebrado esta comparecencia para que la acusaciones y defensas mostraras sus posturas y pidieran la práctica de nuevas pruebas si lo creían oportuno. En unos días, se resolverán sus peticiones aunque desde la Fiscalía creen que la fase instructora está ya prácticamente concluida.

Al final de la vista, la jueza le dio la palabra a Iván, quien tras oír las acusaciones contestó que él asumía toda la responsabilidad pero que le parecían "desproporcionadas" respecto a su madre y su hermano, insistiendo en que es el único culpable de lo ocurrido ese día y los anteriores.

Su defensa, además, solicitó un informe de los médicos forenses para acreditar si el tumor en la cabeza que al parecer sufre desde hace tiempo hubiera podido tener alguna incidencia en su comportamiento para valorar en base a ello su imputabilidad.

En su momento la madre (Nieves P. C) y el hermano del acusado, Carlos, se acogieron a su derecho de no testificar porque las declaraciones de Iván eran secretas, pero ahora su defensa ha pedido que declaren ambos y el presunto asesino para que dé su versión sobre la intervención que pudieron tener en los hechos. También se ha solicitado la declaración en sede judicial de las dos primas menores de Naiara, así como de vecinos del edificio.

Por otra parte, han pedido un informe al colegio de Naiara para comprobar si existía algún tipo de documento o expediente de incidencia psicológico o de comportamiento de la menor.

Solicitud de sobreseimiento

Desde la defensa de la madre y el hermano de Iván solicitaron el sobreseimiento de los cargos contra ambos por inexistencia de indicios de la comisión de malos tratos sobre la menor. En el caso de Carlos argumentaron que él no debería estar imputado si no lo está su pareja y madre de Naiara. "Si a ella se le ha eximido de toda culpa de maltrato, que es la máxima responsable de la niña, ¿por qué se le acusa de eso a su pareja? Ella habría tenido que ver si había habido algún tipo de maltrato porque si lo consintió sería partícipe, pero está eximida".

Por su parte, Marcos García Montes, que ejerce la acusación particular en nombre del padre biológico de la niña, Manuel Adolfo Briones, se adhirió a la petición fiscal para el presunto asesino de la niña, aunque añadió la solicitud de imputación del delito de asesinato por comisión por omisión para Nieves P. C. argumentando que "tenía unos deberes de guarda de la menor".

"Frío y sin arrepentimiento"

El letrado aseguró que en el derecho a la última palabra, el detenido declaró "muy frío y sin mostrar arrepentimiento". Y coincidió en solicitar la su declaración, así como la de su madre, de su hermano y de las menores.

También pidió una responsabilidad civil al Ayuntamiento de Sabiñánigo, a la consejería comarcal de Servicios Sociales y a la consejería de Educación del Gobierno de Aragón.

García Montes, por último, insistió en pedir la imputación de la madre biológica de la niña, Mariela Benítez. Una petición a la que se opuso Luis Marín, el letrado de madre, alegando que la Audiencia de Huesca ya rechazó recientemente esta solicitud al considerar que ni participó ni tuvo conocimiento de los hechos.

Etiquetas
Comentarios