Despliega el menú
Huesca

Huesca regulará los vertidos de purines con una nueva ordenanza para reducir el mal olor

Acotará los plazos de la normativa autonómica para evitar las molestias que se originan en determinadas épocas. El alcalde dice que se tendrá en cuenta la opinión del sector agrícola y ganadero.

Los nuevos sistemas acercan los purines al suelo abonado.
Los nuevos sistemas acercan los purines al suelo abonado.
Plumed SL

Las distancias, la ubicación y las fechas en las que se pueden echar los purines en los campos agrícolas de Huesca son algunas de las cuestiones que regulará la nueva ordenanza que el Ayuntamiento de la capital oscense prepara para regular el vertido de este subproducto orgánico proveniente de cerdo como fertilizante. La decisión se ha tomado tras el ruego que la concejala Silvia Mellado (Cambiar) planteó en pleno al alcalde, Luis Felipe (PSOE), para impulsar medidas que compaginen la actividad agropecuaria con otros sectores económicos de la ciudad como el turismo o el fútbol.

El alcalde ha encargado a los servicios técnicos del Ayuntamiento que empiecen a trabajar en la redacción de una normativa municipal en relación con los purines. "Teniendo en cuenta que ya hay una regulación autonómica esta ordenanza debe acotar aún más los plazos y evitar las molestias que se originan en determinadas épocas del año", explicó Felipe.

Las fechas en las que los campos se abonan con purines, antes de la siembra de invierno, coinciden, según dijo el alcalde, con momentos importantes para la ciudad, como las Fiestas de San Lorenzo o la afluencia a los partidos de fútbol tras el ascenso de la SD Huesca a Primera División.

Según Felipe, la normativa autonómica "es un poco generosa porque cuando hay siembra directa no se exige que se tape el purín en 24 horas sino que se permite embalsarlo, que es lo que genera los problemas", detalló.

El Gobierno de Aragón estableció mediante una Orden del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad una moratoria hasta 2020 de la aplicación de la normativa nacional que entró en vigor el pasado enero, según el Real Decreto 980/2017, que vincula el cumplimiento de determinadas normas sobre los purines al cobro de las ayudas de la PAC.

Luis Felipe reconoció que el decreto nacional "no permite un excesivo control", ya que faculta a las comunidades autónomas para establecer excepciones. El alcalde señaló que la nueva ordenanza tendría que limitar los días de vertido porque "aquí hemos tenido momentos de mucha afluencia de gente que no se podía salir a la calle".

El alcalde de Huesca ya se ha reunido con los representantes de los barrios rurales, los más alejados del casco urbano y los más expuestos al olor que emana de los campos y las explotaciones porcinas que los rodean. También se tendrá en cuenta la opinión del sector agrícola y ganadero de la ciudad. "Pero tenemos que acotar y limitar esta actividad, que está siendo tremendamente molesta para la ciudadanía", apostilló Felipe.

El sindicato Asaja, de momento, no se muestra "a favor ni en contra" de la ordenanza anunciada. Reconocen, eso sí, que durante los meses de septiembre y octubre en Huesca ha habido "problemas puntuales" por el uso de purines para abonar los campos próximos. "La escasez de lluvias, las altas temperaturas y el hecho de que no hiciese viento propiciaron que el olor se concentrase", apuntó Gerardo Torralba, técnico de la formación sindical.

No obstante, el portavoz de Asaja destacó que la normativa debe redactarse en términos constructivos "y el agricultor se adaptará, como en otros lugares donde esta función también se ha regulado", dijo Torralba. Además, recordó que esta actividad está "permitida" y que "el uso de los purines como fertilizante reduce el de abonos minerales como los derivados del petróleo"

Jaca, Berbegal o Robres son algunos de los municipios de la provincia con ordenanzas que regulan el uso de purines y estiércoles. Limitan, por ejemplo, el mínimo de distancia al perímetro del casco urbano. Asimismo. prohíben los vertidos durante las fiestas patronales, los festivos y sus vísperas e incluso los meses de verano (del 15 de julio al 15 de septiembre. En algún caso, las infracciones muy graves pueden sancionarse hasta con 3.000 €.

El alcalde de Huesca prevé que la nueva ordenanza ya esté en vigor el próximo año. Desde CHA aplauden esta regulación, que los nacionalistas solicitaron el 1 de octubre. Consideran que es "imprescindible y urgente" porque el municipio "debe combinar el desarrollo del sector agroganadero con el turístico".

Etiquetas
Comentarios