Despliega el menú
Huesca

Una mano anónima elimina las pintadas de la cruz del Aneto

Mientras se esperaba el permiso oficial para subir a limpiar, alguien ha eliminado la pintura y los lazos amarillos de la cruz y de la imagen de la virgen. Todavía permanecen en la talla de san Marcial.

Nina Glazunov, el pasado día 17, ya con la cruz repintada
Nina Glazunov, el pasado día 17, ya con la cruz repintada
Basile Neverov

La cruz del Aneto se ha librado por fin de los símbolos independentistas que la cubrían desde el 1 octubre y ya vuelve a lucir su color original, el gris. Mientras se estaba a la espera de las autorizaciones oficiales para realizar la operación de limpieza organizada, uno o varios montañeros, de forma espontánea y anónima, han decidido poner fin al acto vandálico. Igual que se desconoce la autoría de las pintadas, tampoco se sabe quién tomó la iniciativa de reparar el ataque a este emblema de Aragón y del colectivo montañero. Además de cubrir la pintura amarilla de la cruz, se han eliminado los lazos que había en la columna de la virgen, no así los que manchaban la imagen de San Marcial.

La limpieza se realizó entre el domingo día 14 y el pasado miércoles, 17, a tenor de los testimonios fotográficos de las ascensiones más recientes. Este último día se tomaron imágenes con la cruz ya repintada de gris, aunque de fondo se ven unas manchas amarillas que evidencian que se trató de una acción apresurada. Quien subió esos días al Aneto tuvo que superar temperaturas muy bajas y nieve.

Víctor Bernad, montañero de Castellón, que el pasado sábado, día 20, hizo cumbre junto a cuatro amigos, confirmó a este periódico el repintado de la cruz. Las imágenes que captó muestran también libre de lazos la columna de la virgen, pero todavía hay pintadas en la figura de san Marcial, bien porque no les dio tiempo o porque se les acabó la pintura.

El grupo castellonense ascendió por la vía de Coronas, con nieve, frío y mucho viento. En el Aneto la temperatura mínima estos días llegaba a -3 grados y la sensación térmica alcanzaba los -6. "Apenas pudimos estar unos minutos en la cima y hacer cuatro fotografías porque el tiempo era muy malo", ha comentado Víctor Bernad. Sí se percataron rápidamente del cambio de color de la cruz. "Pensábamos verla de amarillo, lo sabíamos por las redes sociales. Aún quedaban manchas, como si la hubieran limpiado mal, precipitadamente", ha explicado.

"Alguien, espontáneamente, ha ido con varios botes de espray, no sabemos quién", ha declarado Félix Jordán de Urriés, concejal de Benasque y una de las personas que iba a ir a limpiar la cruz junto con el guía de montaña Chemary Carrera. De todas formas, como la operación no está concluida, ya que queda pintura amarilla en la cruz y en la figura de San Marcial, ha anunciado que subirán de todas formas "para dejar bien pintada la cruz y para retirar las ofrendas y la basura que todavía quedan".

El Ayuntamiento de Benasque sigue a la espera de recibir el oficio remitido por la Fiscalía de Huesca con la autorización para proceder a la limpieza. También está por concretar quién correrá con los costes, ya que se han ofrecido tanto la Diputación de Huesca como el Gobierno de Aragón, ha explicado el concejal. La operación se tuvo que paralizar hasta que la Guardia Civil recogiera pruebas sobre la autoría del acto vandálico.

Fue precisamente el 17 de octubre cuando la Fiscalía de Huesca anunció que había dado vía libre, mediante un oficio remitido al Ayuntamiento, "para que pueda comenzar y completar las tareas de restitución, reparación y, en su caso, revertir a la situación original los monumentos dañados". También le pidió que contactara con el Grupo de Información de la Guardia Civil, que lleva a cabo la investigación, para realizar coordinadamente dicha reparación y hacer un informe de todas las actuaciones para tasarlas, así como de las personas que las ejecuten". Pero algún espontáneo se ha adelantado.

El tiempo amenazaba la restauración de los elementos de la cima, debido a las nevadas caídas en los últimos días, con más de un metro de espesor en algunos lugares por encima de 3.000 metros. El alcalde de Benasque, José Ignacio Abadías, incluso planteó que si por motivos de seguridad no se podía hacer ahora, se retrasaría hasta la primavera, porque, aclaró, «no pretendemos que nadie se juegue la vida por este asunto». Al final, no habrá que esperar tanto.

Etiquetas
Comentarios