Huesca

Varias personas responden al SOS de la Escuela de Restauración de Aragón, que pedirá poder matricularlas fuera de plazo

Tres jóvenes oscenses llamaron este jueves al centro para solicitar información de cómo inscribirse tras leer el reportaje de HERALDO

Alumnas de 2º haciendo prácticas de consolidación textil
Escuela Superior de Conservación y Restauración

La preocupación por los escasos tres alumnos que se habían matriculado para las 20 plazas disponibles en primero, expresada por el profesorado de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón casi en forma de SOS, ha tenido una respuesta inmediata muy positiva ya que tres personas se pusieron en contacto este jueves con el centro para solicitar información de cómo inscribirse tras leer el reportaje publicado por HERALDO.

Aunque el plazo de matrícula se cerró ya el pasado 7 de septiembre y han transcurrido ya dos semanas de curso, el director de la Escuela, Ignacio Mustienes, aseguró que va a solicitar a la Dirección General de Planificación y Formación Profesional una autorización extraordinaria para poder reabrir el plazo y que puedan incorporarse ya este curso. "Esta mañana nos han llamado tres personas interesadas, todas de Huesca, que desconocían que había aquí una Escuela Superior de Restauración", señaló.

El director lamentó el descenso de alumnos de los últimos cinco años "porque la Escuela de Restauración fue una apuesta muy fuerte del Gobierno de Aragón para potenciar y dinamizar el rico patrimonio cultural que tenemos".

A su juicio, la principal causa de esta caída ha sido la creciente competencia de las Universidades, donde a raíz del plan Bolonia se implantaron grados de Conservación y Restauración. "Hay una percepción social de que un título universitario es mejor que el de una Escuela Superior, pero la realidad demuestra que nuestros alumnos están muy bien reconocidos a nivel nacional y europeo". Y en este sentido aseguró que el nivel de enseñanza del centro "es de lo mejor que hay en España y un lujo para una ciudad como Huesca".

Por último, avisó de que si continúa la pérdida de alumnado, no solo peligran plazas de profesores sino los proyectos en los que trabajan ya que, por ejemplo, para rehabilitar el vestíbulo de la estación de Canfranc se emplearon a 10 o 12 alumnos durante cuatro años "que hoy sería casi impensable por falta de estudiantes".

Etiquetas
Comentarios