Despliega el menú
Huesca

La vida vuelve a Jánovas, y no solo por un día

Trescientas personas asisten a la fiesta mayor de San Miguel con la satisfacción de que ya hay varias obras en marcha y la luz eléctrica ilumina las calles del pueblo

Asistentes a la fiesta de San Miguel celebrada ayer en Jánovas.
Asistentes a la fiesta de San Miguel celebrada ayer en Jánovas.
Rafael Gobantes

Las habitualmente desiertas calles de Jánovas cobraron vida este sábado, con motivo de la fiesta mayor de San Miguel, que se ha seguido celebrando en el pueblo pese a haber quedado vacío hace medio siglo. Unas 300 personas se dieron cita en este núcleo en una jornada que habitualmente tiene más de reivindicativa que de lúdica y que este año se festeja especialmente por la llegada de la luz eléctrica. Ya hay farolas que iluminan las casas en obras (una ya está terminada), un símbolo del renacer del pueblo, una vez revertidas las propiedades a los vecinos al descartarse la construcción del embalse.

"Jánovas está muy vivo, gracias a sus vecinos, este años más contentos que nunca por la llegada del alumbrado público. La intención es que todas las noche, cuando salga la luna, se enciendan las luces y que desde la carretera se vea que es un pueblo con vida", afirmó Manuel Larrosa, alcalde de Fiscal, del que depende el núcleo. Larrosa alabó a las sucesivas generaciones de gente luchadora empeñada en reconstruir esta localidad a orillas del Ara, en la comarca de Sobrarbe.

El siguiente paso es la urbanización de las calles, para la que se cuenta con una subvención de la DGA. Pero la gran obra pendiente, un puente sobre el río para garantizar el acceso, está más lejana. En este sentido, el alcalde se mostró muy crítico con el papel del Gobierno central, "que no está allanando el camino". "Al anterior presidente de la Confederación Hidrográfica, ni lo conozco. Espero que con la nueva presidenta vaya mejor", declaró.

Muchos jóvenes, descendientes de los antiguos vecinos, asistieron a la fiesta. Uno de ellos, representante de la tercera generación, es Óscar Espinosa, presidente de la Fundación San Miguel. "Cada año damos pasos, pero con la traída de la luz hemos avanzado mucho. Los vecinos se han dado cuenta de que esto ya no es solo una ilusión sino una realidad y ellos mismos se van planteando empezar a levantar las casas". Él también criticó al Gobierno central. "Ni está ni se la espera", dijo, en contraste con el trabajo de los vecinos, "que son los que estamos tirando para adelante".

Curiosamente, se acercó hasta allí Jaime Izquierdo, coordinador del consejo asesor de la Asociación Española de Municipios de Montaña, para quien este pueblo es "un símbolo del renacer". Y para demostrarlo y hacerse visible, ayer se presentó la página web oficial, jánovas.org.

Etiquetas
Comentarios