Despliega el menú
Huesca

La fachada de Nuevas Sederías ya luce renovada en el Coso de Huesca

Forma parte del edificio que se está construyendo en el centro de la capital oscense  y que ocupa también la parcela del Luces de Bohemia.

Aspecto de la fachada del edificio de Nuevas Sederías tras su restauración.
Aspecto de la fachada del edificio de Nuevas Sederías tras su restauración.
Rafael Gobantes

El edificio situado en la esquina del Coso Bajo y la calle Padre Huesca, conocido con el nombre de Nuevas Sederías por el comercio que estuvo allí hasta 2001, ya muestra su nueva fachada en el centro peatonal de la capital oscense. Es el único muro que queda del inmueble construido en 1910 y ha tenido que mantenerse al tratarse de un elemento protegido por el Plan General de Ordenación Urbana debido a su valor ambiental y patrimonial.

El solar que quedó libre tras el vaciado del edificio, que empezó en diciembre de 2016, se unió a otra parcela, la del Luces de Bohemia (cuyo inmueble se derribó en 2007), para acometer la construcción de un bloque con 16 viviendas en el corazón de Huesca. Hace casi dos años que la zona está cubierta de andamios, pero este viernes la nueva imagen del inicio del Coso Bajo ha empezado a desvelarse.

Parte de las mallas que ocultaban los andamios han caído para mostrar el resultado de una de las gran operaciones urbanísticas acometidas en la ciudad en los últimos años. Falta poco para que los oscenses puedan contemplar la recuperación de un espacio degradado. El camino no ha sido fácil, ya que ha estado plagado de litigios entre el Ayuntamiento de Huesca y la propiedataria del Luces de Bohemia, la inmobiliaria Masari. Al final, se optó por la expropiación forzosa y la subasta del solar, al cual se unió el que hacía chaflán. Los trámites empezaron en 2010, pero el terreno no se pudo subastar hasta 2015. Primero salió por 1,6 millones y no hubo ofertas. El precio se rebajó a 1,2 millones y, entonces, se adjudicó a la constructora Hinaco.

El Ayuntamiento concedió la licencia de obras en marzo de 2017, con un plazo de 20 meses para que el edificio, con cinco alturas, garajes, trasteros y un local comercial, estuviera terminado. La superficie de las viviendas supera los 100 metros cuadrados y en algunos casos llega a los 165.

Además de la fachada restaurada de Nuevas Sederías, también se adivina ya cómo será la que da al Coso Bajo, donde destacan los grandes ventanales.

Etiquetas
Comentarios